Expertos dieron alerta sobre oleaje de hasta 4 metros de altura ayer y hoy

 5 julio, 2014

Caldera. El alto oleaje de ayer inundó las casas de unos 70 vecinos de esta comunidad de Esparza, Puntarenas.

Los más perjudicados fueron residentes de los alrededores de la escuela, quienes tuvieron que sacar las pertenencias de sus viviendas abruptamente, a partir de las 5 a. m.

Los pobladores cargaron sillas, roperos, camas, cocinas y refrigeradores.

Entre los damnificados estaban los miembros de la familia Chavarría, quienes el año pasado perdieron unas cabinas debido a inundaciones y ahora empezaban a recuperarse.

Los vecinos de Caldera sacaron algunos artículos de sus viviendas. El alcalde de Esparza, Asdrúbal Calvo, aseguró que se les había advertido del peligro y se les ofreció ayuda para salir de la zona. | ANDRÉS GARITA
Los vecinos de Caldera sacaron algunos artículos de sus viviendas. El alcalde de Esparza, Asdrúbal Calvo, aseguró que se les había advertido del peligro y se les ofreció ayuda para salir de la zona. | ANDRÉS GARITA

“Es muy difícil tener que pasar otra vez por lo mismo. Hoy fue desesperante tener que correr en medio del agua, tener que sacar todo y perder muchas cosas, perder nuestro hogar.

”Tuvimos que dormir en la ciclovía porque ahí habíamos puesto algunas de nuestras cosas y, aunque habilitaron un albergue, no queríamos que nos las robaran, por eso dormimos ahí”, relató Patricia Chavarría.

Omar Lizano, del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar), de la Universidad de Costa Rica, había advertido de que se darían olas de hasta 3,5 metros de altura en el Pacífico sur ayer y hoy.

“Alturas menores se tendrán en el Pacífico central y norte (tres metros). La tendencia es a disminuir a partir del lunes.

”Es importante señalar que este pronóstico es para mar adentro, y que cuando estas olas se aproximan a la playa pueden alcanzar alturas aún mayores, incluso hasta más de cuatro metros”, comunicó el experto.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Como nunca. Los residentes recordaron que una situación similar se presentó en julio del 2012; no obstante, aseguraron que en aquella oportunidad el fenómeno tuvo consecuencias menores.

Entre quienes repitieron la experiencia, está la familia Morales.

“Estábamos durmiendo. Me desperté y vi el patio lleno de agua. Tuve que salir con mis niños”, contó Beatriz Morales.

Etiquetado como: