26 abril, 2014

Peones y vecinos de la comunidad Caro Quintero, en Alajuela, trabajan en reconstruir las casas de unas 30 familias. | SHIRLEY VÁSQUEZ
Peones y vecinos de la comunidad Caro Quintero, en Alajuela, trabajan en reconstruir las casas de unas 30 familias. | SHIRLEY VÁSQUEZ

Alajuela. Los escombros que dejó un incendio hace un mes en la comunidad Caro Quintero, en Río Segundo de Alajuela, fueron retirados y, en su lugar, los lugareños comenzaron a montar nuevamente sus humildes viviendas.

Durante una visita que hizo La Nación al sitio, se comprobó que solo quedan dos familias en el salón que fue adecuado como albergue. Tras la tragedia, 236 personas se habían refugiado ahí.

Algunos se trasladaron a otras comunidades o se fueron a vivir con familiares, pero otros ya están regresando al mismo sector en el que residían.

Ana Guiselle Sánchez, vecina de la zona, contó que un empresario les dio materiales como madera, fibrolit, perling y cemento para que comenzaran las construcciones.

Nísida Vargas, otra residente, detalló que la parroquia del lugar recolectó dinero con el que se pagó a unos peones para que trabajaran en la limpieza y levantaran las bases de las estructuras.

Los mismos habitantes trabajan en las construcciones. Según relatan, cada día se enfrentan con la falta de dinero para comprar más materiales.

Alba Arroyo, madre de tres menores, expresó que le urge tener nuevamente un lugar para vivir con sus hijos.

Ciany Murillo, presidenta de la Asociación Específica Pro Vivienda, que agrupa a las personas de esa comunidad, detalló que unas 30 familias edifican sus casas en la comunidad Caro Quintero.

El fuego que acabó con 70 viviendas fue ocasionado por un problema eléctrico.

Los investigadores del Cuerpo de Bomberos concluyeron que la emergencia comenzó en una casa debido a una sobrecarga en el sistema de suministro de energía.

Problema. A las autoridades de Bomberos les preocupa que, luego de los siniestros, las familias construyan nuevamente las viviendas sin las medidas de seguridad debidas en las instalaciones eléctricas. Sin embargo, reconocen que estas personas no tienen otro lugar para vivir.

Héctor Chaves, director de esa entidad, llamó a las familias a tomar las medidas pertinentes para evitar nuevos accidentes. Colaboró la redactora Hulda Miranda.

Etiquetado como: