Cifra registrada entre las 5 p. m. y las 8 p. m. refleja que hay fuerte actividad

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 25 septiembre, 2014

En solo tres horas del martes, 2.000 rayos cayeron en el Gran Área Metropolitana (GAM).

Esa situación se presentó entre las 5 p. m. y las 8 p. m., según informó Berny Fallas, del Departamento de Descargas Atmosféricas del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

La cifra es casi la mitad del total de descargas que se presentaron ese día en todo el país (4.200).

Fallas explicó que, si bien la cantidad de rayos acumulada en el día está dentro de los valores normales, los 2.000 rayos registrados en las tres horas significa que hubo “bastante actividad”.

El lunes, se dieron alrededor de 5.000 rayos en el país. Mientras que, el pasado 10 de setiembre, 18.000 descargas eléctricas tocaron tierra. El funcionario aclaró que estas últimas se presentaron principalmente fuera del GAM.

Gabriela Chinchilla, del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), coincidió en que la actividad eléctrica ha sido fuerte e indicó que continuará en lo que resta de setiembre y en octubre, mientras e mantengan las lluvias.

“Esto tiene que ver con los sistemas de baja presión y con el calentamiento de la mañana. Con la humedad, se forman cúmulos nimbos, que son nubes que alcanzan grandes alturas en la atmósfera y causan no solo lluvias, sino las descargas eléctricas”, indicó.

El IMN solo mide los rayos que caen en un área de 30 kilómetros alrededor del centro, ubicado en San José. El martes, detectaron 150 descargas en ocho horas.

Mortales. Fallas especificó que el 80% de los rayos que caen en el país tienen intensidades grandes intensidades, que no superan los 30.000 Amperios.

“Son intensidades importantes”, indicó.

Esas descargas causaron dos muertes en lo que va del mes.

La última ocurrió este domingo, a las 2 p. m. en Buenavista de San Carlos, Alajuela.

Ese día, un hombre que viajaba en una motocicleta murió poco después de que fuera golpeado por un rayo.

El 2 de setiembre, un joven de 23 años falleció debido a una descarga eléctrica en Cañas, Guanacaste. El muchacho se encontraba cerca de estantes de camarones y en el sitio caía llovizna.

La Cruz Roja comunicó que en el año han muerto 21 personas por quemaduras o descargas, aunque no cuenta con el desglose de cuántos corresponden a impactos por rayos.

Las autoridades recomendaron a las personas alejarse de aparatos eléctricos y tener otras precauciones.

Etiquetado como: