Ríos siguen muy crecidos lo que imposibilita el acceso a muchos pueblos

Por: Carlos Arguedas C. 13 julio, 2014

Matina. Pese a que las lluvias bajaron su intensidad en la región del Caribe, ayer sábado todavía 183 personas seguían en cuatro albergues en La Perla de Siquirres, en Limoncito, en Limón, en Goshen de Matina y la Lucha de Guácimo.

Los damnificados son personas cuyas casas fueron anegadas por las intensas lluvias que durante los últimos cuatro días, afectaron las provincias de Limón y una parte de Cartago.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) informó que según reportaron los comités locales en la zona no llueve desde las 7 a. m. de ayer sábado. Sin embargo, los pobladores informaron que todos los ríos permanecen muy crecidos, situación que no les permitía el acceso a muchas comunidades, que están incomunicadas.

La entidad pidió a los pobladores del Caribe mantener vigilancia sobre el nivel de los ríos y canales, porque debido a que los suelos están saturados cualquier aguacero podría subir el nivel de las aguas.

Paralelamente, el IMN informó ayer a las 5 p. m. que aunque en la zona norte y el Caribe durante la noche del sábado y las madrugada de hoy domingo, se producirán lluvias intermitentes pero de baja intensidad.

El pronóstico detalló , además, que también se espera que baje la intensidad de los vientos alisios, que en los últimos días causaron ráfagas de entre 40 a 65 km/h en la provincia de Guanacaste.

1 k Madeleine Alvarez y su primo Jhon Herrera caminaron más de 100 metros en el agua para llegar a su casa luego de que salieron a una pulpería para comprar comestibles. Estos niños siguen con sus familias en B-Line de Matina, donde el agua mantiene anegadas unas 30 casas. 2 k Los hermanos José Miguel, Emilia y Reina Rojas Calvo eran tres de las personas que ayer estaban en el albergue en La Lucha de Guácimo. 3 k Los animales domésticos son otros de los afectados y deben permanecer en precarias condiciones como le sucede a estas gallinas en B-Line de Matina. 4 k Oficiales de la Fuerza Pública colaboraron ayer en la evacuación de familias en Matama de Limón. Precisamente en Limón se abrió un albergue en la escuela de Limoncito. | ALONSO TENORIO Y MSP
1 k Madeleine Alvarez y su primo Jhon Herrera caminaron más de 100 metros en el agua para llegar a su casa luego de que salieron a una pulpería para comprar comestibles. Estos niños siguen con sus familias en B-Line de Matina, donde el agua mantiene anegadas unas 30 casas. 2 k Los hermanos José Miguel, Emilia y Reina Rojas Calvo eran tres de las personas que ayer estaban en el albergue en La Lucha de Guácimo. 3 k Los animales domésticos son otros de los afectados y deben permanecer en precarias condiciones como le sucede a estas gallinas en B-Line de Matina. 4 k Oficiales de la Fuerza Pública colaboraron ayer en la evacuación de familias en Matama de Limón. Precisamente en Limón se abrió un albergue en la escuela de Limoncito. | ALONSO TENORIO Y MSP

Expectativa. Alicia Moraga Moraga, una vecina de B-Line de Matina, se mostró ayer bastante sorprendida con el tiempo, porque dijo que en la mañana poco después de que dejó de llover, el agua que desde el miércoles anterior le impedía salir de su casa casi había desaparecido.

“Eso me hizo pensar que por fin podría comenzar a recoger la basura que siempre queda y lavar la ropa, pero no ve, más bien cuando no llovía el agua comenzó a subir y otra vez esta lleno”, dijo esta mujer que es madre de cuatro hijos.

En una situación similar se encontraban cerca de 30 familias de B-Line de Matina. Estas personas prefieren quedarse en sus casas, pues temen que si las dejan solas se les metan a robar.

Mientras que en comunidades como Goshen, también de Matina, 89 personas debieron de ubicarse en un albergue que abrieron en la escuela. Allí cerca de 40 casas están inundadas porque el río Madre de Dios se salió .

Carlos Gutiérrez, de la Cruz Roja, dijo junto con la CNE, a esas personas se les había llevado el viernes alimentos y colchones.

Otra de las comunidades donde fue necesario evacuar decenas de personas fue en La Lucha de Río Jiménez de Guácimo. En ese lugar las casas fueron anegadas por el desbordamiento del río Parismina.

En un albergue en el salón comunal habían ayer 69 personas, 40 adultos y 29 niños, dijo Mirian Jiménez Salas, una vecina del lugar y quien era la coordinadora del sitio de asistencia a los afectados.

“El problema es que el río pasa muy cerca y tenemos el temor que que de nuevo se salga y llegue a las casas. El albergue lo abrimos el viernes pero sentimos que mucha gente no ha venido”, dijo.

La Comisión de Emergencias informó que ayer previendo cualquier el impacto de algún nuevo fenómeno climático reabastecieron las bodegas en la provincia de Limón y se activaron centros de coordinación en los cantones de Limón, Matina, Siquirres y Guácimo.

Etiquetado como: