Ministro dice que mafias pagan con parte de esa droga el bodegaje y traslados y ésta se distribuye en el mercado local

Por: Hugo Solano 17 julio, 2015
La fragata llegó a Caldera este viernes con los tres detenidos. El capitán y un tripulante tenían antecedentes por delitos graves como homicidio y robo agravado.
La fragata llegó a Caldera este viernes con los tres detenidos. El capitán y un tripulante tenían antecedentes por delitos graves como homicidio y robo agravado.

Las labores de patrullaje conjunto entre Costa Rica y Estados Unidos permitieron la detención de tres sujetos con 670 kilos de cocaína a unas 100 millas náuticas de Punta Burica, Puntarenas.

Según el ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, el decomiso de esta droga ayudará a mitigar la espiral de violencia que se vive en las calles de nuestro país, pues el pago de traslados y bodegajes se hace con parte de esa cocaína que se trasiega.

Mata indicó que, como el pago se hace en especie, la cocaína llega a bandas de traficantes que la colocan en el mercado local. De esa forma se estimula el consumo y se generan las luchas por territorios de venta que los clanes defienden a bala y que constantemente generan asesinatos en las calles de Desamparados, Alajuelita, Limón y Pavas, entre otros.

Este viernes llegaron a puerto Caldera los tres sujetos detenidos de apellidos Almengor, Ledezma y Guevara. Todos de nacionalidad costarricense.

Almengor era el capitán y presentaba antecedentes por robo simple y robo con violencia sobre las personas.

Parte del cargamento se aportó como prueba y el resto se lo lleva la fragata para su destrucción en Estados Unidos.
Parte del cargamento se aportó como prueba y el resto se lo lleva la fragata para su destrucción en Estados Unidos.

El tripulante de apellido Guevara tiene antecedentes por homicidio y por infracción a la ley de armas.

Los tres detenidos llegaron en la fragata norteamericana que los capturó y desde la cual embarcaciones de Guardacostas los trasladaron a tierra para ponerlos a la orden de la Policía de Control de Drogas (PCD) y la Fiscalía, junto con una muestra de la droga.

La lancha Camar fue interceptada con 30 pacas que contenían los 670 kilogramos de cocaína.

Con este golpe al narco, los diferentes cuerpos policiales del Ministerio de Seguridad han decomisado este año 11.270 kilos de cocaína en todo el país.

Golfito se queda sin lanchas pesqueras. El jefe regional del Insituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) en Golfito, Gerardo Zamora, mostró su preocupación por el afán de dinero fácil que buscan muchos pescadores. Eso hace que las lanchas pesqueras se dediquen al narcotráfico en detrimento de la pesca marina.

"Hace poco fue la lancha Luis Mi y ahora la Camar", dijo Zamora. Esa lachas se unen a otro lote de embarcaciones a las que de inmediato se le suspenden los beneficios como la entrega de combustible a precio preferencial que por ley,tienen las lanchas pesqueras, así como la facilidad de descarga en muelles de Incopesca.

Zamora indicó que este año la embarcación Camar solicitó cuatro inspecciones a Incopesca para descargar productos como atún, tiburón, dorado y vela. Los inspectores vigilan que los tiburones vengan con sus aletas adheridas al cuerpo y que la cantidad de pez vela no supera el porcentaje que la ley dicta para evitar su sobreexplotación.

El jefe de la sección de Combustible del Incopesca, Julio Díjeres, afirmó que en los últimos dos años la Camar no pidió combustible a precio preferencial. La última vez que lo hizo fue en el 2013, cuando se le giraron 15.200 litros de diésel.

Añadió que una vez que el Servicio Nacional de Guardacostas les informa que una lancha cae con drogas, como en este caso, de inmediato se suspende la entrega de todo tipo de beneficios y se somete a un órgano jurídico pesquero para sanciones que incluyen la suspensión de la licencia.

En este caso se trata de una lancha registrada a nombre de Freddy Mesa Sossa. La embarcación quedó al garete y, como en la mayoría de estos casos, termina hundida en el mar. El derecho para inscribir otra con ese nombre y matrícula queda suspendido hasta que el órgano de Incopesca resuelva.

La lancha se hunde debido a que no hay recursos para remolcarla a puerto y al quedar detenida la tripulación, el barco queda al garete a más de 100 millas náuticas mar adentro.