Mujer abandonaba local con la intención de tomar un taxi que la esperaba fuera

Por: Carlos Láscarez S. 5 julio, 2014

Matina. Una mujer de 24 años y su hija de año y medio resultaron baleadas, la madrugada de ayer, luego de que cuatro hombres encapuchados asaltaron un bar, en el momento en que iba a cerrar.

El atraco se registró alrededor de las 12:30 a. m., dentro del bar Caña, situado en Boston de Matina, confirmó el OIJ.

La mujer herida fue Jilliana Marbea Maldonado Maldonado, quien, de acuerdo con el OIJ, salía de uno de los aposentos del bar, que comunica con la vivienda de su madre, ya que había solicitado un taxi para ir a su casa.

En apariencia, al notar la presencia de Maldonado, uno de los sujetos se asustó y disparó contra la mujer, quien cargaba a su hija.

La niña fue impactada en el estómago, mientras que su mamá en el hombro, informó la Policía. Ambas fueron remitidas al Hospital Tony Facio de Limón, donde la pequeña fue operada.

Los asaltantes permanecieron dentro del negocio durante cinco minutos, tiempo en el que sustrajeron ¢23.000 en efectivo, una pantalla de televisión de 32 pulgadas, 20 botellas de licor valoradas en unos ¢120.000 y varios artículos de los clientes.

Este es el bar Caña, en Boston de Matina. Los asaltantes sustrajeron ¢23.000, un televisor y licor. | ALEJANDRO NERDRICK
Este es el bar Caña, en Boston de Matina. Los asaltantes sustrajeron ¢23.000, un televisor y licor. | ALEJANDRO NERDRICK

Llegó por un dinero. Quibian Martínez Ortega, padrastro de Maldonado, manifestó ayer que al momento del ingreso de los ladrones, se encontraba en la parte trasera del local, por lo que al retornar ubicó su hijastra, quien le dijo que las dos habían resultado baleadas.

“Ella (Jilliana) venía por una plata, con tan mala suerte que se topó con esta situación. Los tipos salieron huyendo a pie por la parte trasera del local”, aseguró Martínez, todavía consternado.

Wílliam García, subjefe de la sede policial de Matina, manifestó que, tras lo ocurrido, se efectuó un amplio operativo de búsqueda por la zona, donde participaron cuatro patrullas y 12 oficiales del Grupo de Apoyo Operacional (GAO).

Pese al despliegue, no se ubicó a ningún sospechoso . Solo encontraron, a escasos metros del lugar, un bolso que contenía varios teléfonos celulares.