Autoridades presumen que deuda relacionada con drogas desencadenó los crímenes

Por: Eillyn Jiménez B. 6 diciembre

Tres personas fueron capturadas como sospechosas de matar y mutilar a tres hombres, cuyos cuerpos aparecieron el pasado 21 de marzo cerca del túnel Zurquí, en la ruta 32.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizaron las aprehensiones este miércoles por la mañana en Calle Blancos de Goicoechea y La Florida de Tibás, San José, así como en La Aurora de Heredia.

En Calle Blancos se detuvo a un sujeto de apellido Valerio, de 24 años. Foto: Alonso Tenorio
En Calle Blancos se detuvo a un sujeto de apellido Valerio, de 24 años. Foto: Alonso Tenorio

Los detenidos son tres hombres de apellidos Valerio, de 24 años; Hernández (25) y Arias (28), quienes al parecer cometieron el violento asesinato por una deuda relacionada con drogas.

"Los fallecidos tuvieron una desavenencia con el grupo, se apropiaron indebidamente de droga y dinero. Iban frecuentemente a una casa de El Alto de Guadalupe que había sido alquilada por Arias y otro hombre de apellido Chacón y, en una de las reuniones acabaron con sus vidas (las de las víctimas)", explicó Wálter Espinoza, director de la Policía Judicial.

Arias, conocido como Cosco, tiene antecedentes por robo agravado y portación ilegal de arma permitida, Hernández por portación ilegal de arma permitida y Valerio no cuenta con expediente judicial.

El jerarca precisó que el grupo se dedicaba a la venta de droga en El Alto de Guadalupe y Calle Blancos, pero que no era una organización fuerte que manejara mucho dinero o estupefacientes.

Durante los tres allanamientos los agentes decomisaron municiones de un arma .40, droga y celulares.

La Fiscalía informó de que solicitará prisión preventiva en contra de los tres detenidos y agregó que está a la espera de que el Juzgado Penal de Goicoechea programe la audiencia de solicitud de medidas cautelares del caso que se indaga bajo la causa 17-000054-1219-PE.

Otra involucrada

Una mujer de 20 años había sido detenida el pasado 16 de noviembre por este mismo caso. En ese momento, la Policía Judicial informó de que las investigaciones apuntaban a que la joven, identificada con el apellido Gutiérrez, tuvo participación activa en el crimen, por lo que actualmente descuenta tres meses de prisión preventiva.

Esta investigación se sigue bajo el expediente 17-007631-042-PE.


Luego de la captura de la muchacha, las autoridades dijeron que en el crimen participaron al menos cuatro personas más, una de ellas fue Yeltsin Joel Chacón Sánchez, de 26 años, quien era el compañero sentimental de Gutiérrez.

Este hombre murió el 31 de agosto de este año, luego de recibir al menos ocho disparos cuando se encontraba dentro de su vehículo en Vista de Mar de Rancho Redondo, Goicoechea.

Sin embargo, hasta ahora no hay una relación entre el asesinato de Chacón y el triple homicidio, aunque se presume que disputas por drogas son el móvil de ambos hechos.

Los cuerpos de los fallecidos fueron arrojados cerca del túnel Zurquí, aunque el homicidio se ejecutó en el Alto de Guadalupe, al menos seis días antes, detalló la Policía Judicial.

Las autoridades añadieron que el traslado hasta la ruta 32 se hizo por caminos alternos o aledaños y en dos carros.

El crimen

Aunque los cadáveres de las víctimas del homicidio múltiple fueron ubicados el 21 de marzo, los exámenes de los forenses permitieron determinar que las muertes de José Julián Ferreto Tencio, conocido como Ferreto; Joseph Montero Solórzano, conocido como La 15, y un menor de edad, conocido como Taquerito, ocurrieron el 15 de ese mismo mes.

Todos los restos se ubicaron en una pendiente en cuatro bolsas plásticas color negro y dentro de cada una de estas había varias partes de cuerpos humanos, previamente desmembrados y que no coincidían.

Por ejemplo, había dos cabezas en una bolsa y tres piernas en otra, por lo que fue en la Medicatura, cuando se precisó que se trataba de tres cuerpos.

Agentes del OIJ se encargaron de extraer los cuerpos. Foto: Archivo
Agentes del OIJ se encargaron de extraer los cuerpos. Foto: Archivo

Wálter Espinoza mencionó este miércoles en conferencia de prensa que el caso es inusual, por la violencia empleada en el crimen.

"Es poco usual que como consecuencia de una discordancia se llegue a este nivel de violencia, es un hecho atípico porque en la vivienda localizamos trozos de la segueta con la que desmembraron los cuerpos, estas herramientas fueron adquiridas para separar las extremidades del tronco y la cabeza", manifestó el jerarca del OIJ.

Según Espinoza, luego del asesinato múltiple, la organización se separó y dejó de vender droga en Goicoechea.

Colaboró la periodista Katherine Chaves.

Información actualizada a las 3:12 p. m. con datos del OIJ y la Fiscalía.