Los tres baleados, con edades entre los 22 y 32 años, quedaron en el Hospital San Juan de Dios

Por: Hugo Solano 24 abril, 2015

Dos hombres identificados como Joseph Salazar y Luis Diego González de 22 y 26 años, respectivamente, ingresaron anoche al Hospital San Juan de Dios, heridos en el tórax con arma de fuego, procedentes de Escazú. Otro individuo, identificado como Italo Blando, corrió la misma suerte en otro tiroteo y lo llevaron a ese centro médico procedente de Desamparados.

Según el informe preliminar, los primeros dos heridos estaban a las 8 p. m. en el sector de San Antonio de Escazú, en vía pública, cuando se enfrentaron con otros sujetos por aparentes problemas personales. En la acción Salazar y González resultaron heridos con arma de fuego y los agresores se dieron a la fuga.

González presenta disparos en el tórax y la mano izquierda, mientras que Salazar presenta dos impactos de bala en el tórax y tres en el brazo derecho. Ninguno de los dos tiene antecedentes policiales.

El paciente, un personaje habitual en Alajuelita, ingresó al Hospital San Juan de Dios la madrugada del lunes. Presentaba quemaduras en el 80% del cuerpo y se estima que a causa de ello falleció. | ARCHIVO
El paciente, un personaje habitual en Alajuelita, ingresó al Hospital San Juan de Dios la madrugada del lunes. Presentaba quemaduras en el 80% del cuerpo y se estima que a causa de ello falleció. | ARCHIVO

Poco después, los Agentes judiciales fueron alertados sobre otro sujeto baleado. Se trata de Blando, de 32 años, quien ingresó al Hospital San Juan de Dios ayer en la noche procedente de San Antonio de Desamparados. El hombre entró herido con arma de fueron en el tórax y en el antebrazo izquierdo.

Un pariente alertó a la Policía e indicó que Blando había llegado a la casa en actitud sospechosa y portando un arma, a eso de las 10 p. m.

Cuando los agentes de la Fuerza Pública llegaron al sitio, 400 a l este del Banco de Costa Rica, Blando se percató de su presencia y disparó contra uno de uno de ellos. Sobrevino así un intercambio de disparos en el que Blando resultó herido.

Agentes judiciales se hicieron presentes al sitio del suceso, donde se recuperó evidencia importante para la investigación como un arma de fuego calibre 22, varios casquillos percutidos y rastros de sangre.

El caso está en investigación para determinar en ambos casos las circunstancias que mediaron en los tiroteos.