Sospechoso utilizó cuchilla con la cual les ocasionó varias heridas

Por: Mario Guevara 11 noviembre, 2013

Un hombre de apellidos Guerrero Porras hirió con arma blanca a dos oficiales de la Fuerza Pública del cantón de Osa.

Los oficiales fueron identificados como Francisco Pérez Rojas y Eduardo Matarrita Rodríguez. Pérez recibió heridas en todo el cuerpo y su compañero en una mano. La agresión ocurrió el sábado, a las 2:30 a. m., en el barrio El Precario de Ciudad Cortés.

Los oficiales llegaron al lugar luego de recibir una alerta de violencia doméstica.

Según los policías, Guerrero estaba muy agresivo, por lo que trataron de detenerlo.

El sujeto amenazaba con matar a una mujer de apellido Vásquez, quien, al parecer, era expareja y con la que había tenido problemas personales.

Pérez se dirigió hacia el sospechoso y comenzó a forcejear con él, ambos cayeron al suelo. Esto le permitió a Guerrero herir al oficial en la cara, brazos, espalda y cuello.

Matarrita trató de quitarle el arma al agresor para auxiliar a su compañero; sin embargo, recibió una herida de importancia en la mano derecha.

“El hombre estaba como satanizado; yo traté de hacerle una llave, pero me cortó. También agredió a su exsuegra”, dijo Matarrita.

En su afán de escapar y asustar a los vecinos, Guerrero entró a la fuerza en una de las casas del barrio, le puso un cuchillo en el estómago a una mujer y comenzó a quebrar varios electrodomésticos de la sala, según testigos.

“Ese hombre pensó que nosotras habíamos llamado a la Policía y por eso se puso como loco, tiró la puerta de mi casa a patadas, entró amenazando y se puso a quebrar las cosas. Él me tiene que pagar la pantalla que me quebró y el equipo de sonido”, dijo Santana Morales, dueña de la vivienda afectada.

Luego de salir de este inmueble, Guerrero comenzó a correr por los patios de las casas, tratando de encontrar una salida para escapar, ya que en el lugar la mayoría de las casas están cercadas. No se percató de que había un alambre de púas en la dirección en la que él corría y, al tratar de atravesar, quedó atrapado y se hirió una pierna; esto impidió que huyera.

A pocos metros del ataque, la Fuerza Pública logró capturar al sospechoso, el cual fue trasladado al Ministerio Público para determinar su condición jurídica.

Los oficiales fueron trasladados al Hospital Tomás Casas, en Ciudad Cortés; horas después fueron dados de alta y trasladados a sus hogares.