OIJ detuvo a los dos implicados en un búnker en bajo Los Anonos, Escazú

Por: Carlos Arguedas C. 30 octubre, 2013

Dos jóvenes detenidos el lunes en la noche, por ser sospechosos de matar a una mujer y de herir a un hombre en Sagrada Familia de Hatillo, habrían actuado por venganza.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial revisaron, el lunes, el sitio en Sagrada Familia donde resulto muerta la mujer. Los oficiales buscaron casquillos y plomos de las armas usadas en la balacera. | LUIS NAVARRO
Agentes del Organismo de Investigación Judicial revisaron, el lunes, el sitio en Sagrada Familia donde resulto muerta la mujer. Los oficiales buscaron casquillos y plomos de las armas usadas en la balacera. | LUIS NAVARRO

El hecho lo confirmó el director del Organismo de Investigación Judicial, Francisco Segura Montero. El jerarca policial dijo que testigos observaron a las víctimas cuando, presuntamente, dijeron palabras que ofendieron a los jóvenes, quienes, supuestamente, las amenazaron.

Los muchachos se retiraron, pero minutos después regresaron con armas de fuego y dispararon. Varias personas vieron lo ocurrido, según el jefe del OIJ.

En la balacera, que se produjo el lunes, a las 11 a. m., falleció Alba Pastora Norori Contreras, de 32 años. Ella fue herida en el tórax y abdomen mientras cargaba en brazos a su hijo de dos años, quien salió ileso. Norori fue llevada al Hospital San Juan de Dios, pero falleció poco después.

Un cuñado de ella, que se encontraba cerca, Alberto Bautista Sánchez, de 35 años, también resultó baleado en la clavícula y hombro izquierdos, así como en el tórax. Fue trasladado al San Juan de Dios, donde está fuera de peligro.

Secuela. Este hecho violento fue una secuela de otro que ocurrió el viernes pasado, a las 4:55 p. m, 150 metros al norte del puente elevado de San Sebastián, en la vía que comunica con el centro de San José.

En el lugar, varios individuos que viajaban en un automóvil interrumpieron a balazos el paso de otro auto. Luego huyeron con los dos carros. En el ataque murió un hombre de apellido Lara, de 39 años, y resultaron heridos su hermano de 25, y un menor de 16.

Para el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), este hecho apunta a un “tumbonazo” (robo) de droga, que se dio entre dos grupos que se disputan la distribución de estupefacientes en Sagrada Familia de Hatillo, San José.

Según el informe policial, el lunes, un hijo de Lara, de 22 años y otro de apellido Esquivel, fueron objeto, presuntamente, de algunos improperios, mientras caminaban por Sagrada Familia.

Como respuesta, uno de los jóvenes gritó: “Ustedes van a llorar la muerte de sus familiares como nosotros los estamos llorando hoy”.

Para la Policía Judicial, los hombres fueron a una casa cercana, de donde obtuvieron armas de fuego, que accionaron contra la pareja. Luego desaparecieron.

Tras recibir informes confidenciales, agentes de la Sección de Homicidios del OIJ ubicaron a los sospechosos, quienes buscaron refugio en un sitio utilizado como venta de drogas, en Bajo Los Anonos de San Rafael de Escazú.

Los agentes los detuvieron en un operativo realizado el lunes. Los sujetos no se resistieron.

En el sitio no se encontraron armas de fuego ni otras evidencias, confirmó la Policía Judicial.

Las autoridades presumen que las armas utilizadas para asesinar a la mujer permanecen escondidas en Sagrada Familia.

Lara y Esquivel fueron puestos a la orden del Ministerio Público, que ayer martes, en la tarde, los indagó.

Contra ellos se pedirá prisión preventiva por el delito de homicidio calificado, cuya pena va de 35 a 50 años de prisión.