Supuesto asesino fue detenido el 20 de febrero en el centro de San José y, desde ese momento, estaba recluido en el centro penal

 28 abril

El principal sospechoso de degollar a una mujer en diciembre, se suicidó el pasado jueves 13 de abril en la cárcel de San Sebastián, en San José.

El Ministerio de Justicia y Paz confirmó la muerte la mañana de este viernes.

Se trata de un hombre, identificado como Henry González Arce, de 27 años, quien fue detenido el 20 de febrero en el centro de San José. Desde ese momento, descontaba prisión preventiva en esa prisión.

A él se le señalaba como el principal sospechoso de degollar y amordazar a Jensie Natasha Brooks Hooker, de 30 años. Se presume que él la asesinó para poder robar en su apartamento, ubicado en San Joaquín de Flores, Heredia.

El hallazgo ocurrió antes del mediodía de este viernes.
El hallazgo ocurrió antes del mediodía de este viernes.

La oficina de prensa de Justicia informó de que el sujeto se ahorcó con una sabana en el baño del dormitorio 4 del módulo B-1 de ese centro.

Agregó que fueron los compañeros de cuarto quienes encontraron el cuerpo de González.

Por su parte, la Fiscalía indicó que pedirán un sobreseimiento definitivo, cuando termine la investigación en contra de un sujeto, de apellidos Espinoza Artavia, quien también está ligado a este caso. A Espinoza se le investiga por el delito de receptación, ya que, al parecer, recibió las pertenencias que González robó en la casa de la víctima.

Delrita White, una tía de la fallecida, comentó que la muerte del sospechoso los tienen "indignados". "¿Cómo es posible que nadie se diera cuenta lo que estaba por suceder? Más, si se toma en cuenta el gran índice de hacinamiento que hay en los centros penales. Aquí lo procedente era que él (González) se acogiera al proceso y que este llegara hasta sus últimas consecuencias", expresó.

El homicidio

De acuerdo con la Policía Judicial, una cámara grabó cuando González se saltaba una tapia e ingresaba a la casa de la víctima.

Al parecer, la ofendida salió de su cuarto tras escuchar un ruido extraño dentro de su vivienda. Posteriormente, el delincuente la atacó, la amordazó y degolló.

El hombre sustrajo una computadora, un celular y otras prendas de la fallecida.

Días después, un amigo de la víctima llegó hasta aquella casa porque tenía varios días de no saber de ella y estaba preocupado.

Tocó la puerta, pero como no obtuvo respuesta, se asomó por una ventana y observó a Brooks ensangrentada y tendida sobre una cama.

Luego de entrevistar a unos vecinos y obtener la grabación, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizó un allanamiento en una vivienda en Hatillo 8 con la intención de atrapar a González; sin embargo, en ese momento no lograron capturarlo.