Ambos están delicados en salas de recuperación del Calderón Guardia

Por: Hugo Solano 19 febrero, 2015

Los dos policías que este jueves fueron baleados al tratar de capturar a dos asaltantes en Curridabat, Fabián Herrera Ramírez -herido en la ingle- y su compañero, Carlos Prado Portugués -herido en el pecho- fueron operados de emergencia en el Hospital Calderón Guardia.

A las 6 p. m. ambos estaban en salas de recuperación en condición delicada pero estable, según confirmó la oficina de prensa del Ministerio de Seguridad Pública.

Herrera, de 23 años y vecino de Oreamuno de Cartago, ingresó a la Fuerza Pública el 16 de noviembre del 2010. La herida la recibió luego de que uno de los asaltantes, de apellidos Ledezma Molina, forcejeó con él.

Ese mismo delincuente disparó en el pecho contra el policía Carlos Prado, vecino de Aserrí, quien tiene 26 años de edad y ocho de trabajar en el Ministerio de Seguridad.

Carlos Prado y Fabián Herrera (de lentes) se recuperan luego que estuvieron a punto de morir baleados en la captura de asaltantes con amplio expediente judicial.
Carlos Prado y Fabián Herrera (de lentes) se recuperan luego que estuvieron a punto de morir baleados en la captura de asaltantes con amplio expediente judicial.

Un compañero de ambos llegó en su auxilio y disparó contra Ledezma, de 22 años, quien falleció en el sitio. El hoy occiso es un sujeto que tenía antecedentes por agresión con arma de fuego, hurtos, daños a la propiedad y venta de drogas. En su contra había una orden de captura emitida por el Tribunal de Flagrancia de San José.

Una perra de raza criolla, que pertenece a la Unidad Canina, ayudó a la Policía a capturar al otro asaltante, de apellido Carmona, con expediente por tenencia de drogas y daños a la propiedad. El sujeto intentó escapar por la ribera del río Tiribí, a 100 metros de donde se dieron los disparos en Curridabat, en las cercanías de café Volio.

La Fuerza Pública y el Organismo de Investigación Judicial recogieron celulares, bolsos, la moto y otra evidencia que los asaltantes dejaron al ver frustrada su huida, luego de asestar varios golpes a ciudadanos que se dirigían a sus trabajos la mañana de este jueves.