Por: Katherine Chaves R. 4 julio, 2015

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) intenta determinar si un oficial de la Policía de Fronteras de la sede en Paso Canoas sustrajo licor decomisado.

El Organismo de Investigación Judicial allanó este viernes la Policía de Fronteras de Paso Canoas, en donde, al parecer, un policía sustraía licor decomisado. Foto: Alfonso Quesada
El Organismo de Investigación Judicial allanó este viernes la Policía de Fronteras de Paso Canoas, en donde, al parecer, un policía sustraía licor decomisado. Foto: Alfonso Quesada

Este viernes por la mañana, agentes judiciales allanaron esa delegación para confiscar bitácoras y otros documentos que reflejen cuáles controles se llevan sobre las incautaciones.

La pesquisa contra el oficial, de apellido Chaves, apenas inicia, por lo que el OIJ solo le notificó del caso; no fue detenido.

Según la entidad, la semana pasada recibió informes confidenciales en los que se denunciaba que Chaves hacía procesos indebidos en los comisos.

Por su parte, el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) detalló que la causa contra su funcionario es por supuesto incumplimiento de deberes y peculado. Con la indagación se busca conocer el paradero de lo que presuntamente fue sustraído.

El MSP comunicó que se trata de un policía raso destacado desde agosto del 2012 en esa delegación fronteriza; sin embargo, el OIJ afirma que es el jefe de esa sede desde hace seis meses.

Gustavo Mata, ministro de Seguridad, reconoció que supo de esta situación días atrás, por lo que se colaboró con el OIJ.

“Lo que se me indica es que estaban decomisando licor y, a la hora de reportarlo a la autoridad competente, alteraban el acta de decomiso y ponían menos cantidad y se dejaban el resto. Envié ayer (jueves) al cuerpo de abogados para que levante la información y se proceda conforme a derecho”, dijo Mata.