16 mayo, 2016

San Ramón. El peón agrícola Vicente Bravo, de 39 años, fue degollado con un machete, luego de tener una discusión en un salón comunal, en el cual se realizaba un baile.

El homicidio ocurrió en la madrugada de ayer, a 25 metros del salón comunal de Ángeles, en el distrito de Peñas Blancas, en San Ramón de Alajuela, limítrofe con La Fortuna de San Carlos.

Los agresores también le cortaron a la víctima todos los dedos de la mano izquierda, lo hirieron en la parte posterior de la cabeza y en los pómulos.

Luego, dejaron tirado el machete con el que cometieron el ataque, el cual pertenecía a la víctima, según el informe de las autoridades.

El campesino José Méndez, vecino del lugar, contó que los hechos se dieron a eso de las 12:30 a. m.

Cuando los paramédicos de la Cruz Roja llegaron al sitio del suceso, a las 12:36 a. m., el afectado había muerto desangrado.

Bravo vivía en unión libre con Hermelinda Alemán, con quien tenía un niño de cinco años. Además, era padre de otros cuatro hijos.

Él tenía dos años de haber llegado a los Ángeles, donde laboraba cortando caña de azúcar.

Las autoridades judiciales decomisaron el arma blanca usada en el asesinato para analizarla en los laboratorios.

Discusión. D e acuerdo con datos aportados a la Fuerza Pública por vecinos de los Ángeles, un grupo de trabajadores de la zona, quienes se encontraban bajo los efectos del licor, discutió en el salón de baile.

Hasta la tarde de ayer, se desconocían los motivos que originaron esa pelea.

Al parecer, Bravo se retiró, pero pocos minutos después regresó con un machete y amenazó a varios sujetos.

La compañera del peón confirmó a La Nación que él llegó a la casa a llevarse el arma blanca, pese a que ella se opuso, pues temía una desgracia.

Cuando el hombre llegó nuevamente al lugar del baile, continuó la pelea. Luego, el grupo salió y discutió afuera.

Posteriormente, según vecinos, Bravo salió corriendo porque era perseguido por unos cinco sujetos, quienes lo alcanzaron y lo agredieron a machetazos.

Cuando terminó la gresca, algunas personas se acercaron y encontraron el cadáver del peón, por lo que alertaron a la Fuerza Pública.

Cuando los oficiales llegaron, los atacantes ya se habían ido.

Agentes de la subdelegación del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de La Fortuna iniciaron una pesquisa.