Madre tuvo otro hijo el martes en hospital de Alajuela, salió y regresó a casa de familiares en Orotina

Por: Carlos Arguedas C. 31 mayo
El funeral de la menor se realizó este miercoles en el cementerio de Orotina
El funeral de la menor se realizó este miercoles en el cementerio de Orotina

Personal del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) de la oficina de Orotina, Alajuela, desatendió una alerta anónima que ingresó el jueves anterior en la cual se detallaban las agresiones que sufría una niña de apenas un año y 10 meses.

En la denuncia se señalaba el sitio exacto donde habitaba la familia.

La menor, que falleció el domingo anterior debido a reiteradas golpizas, vivía con su madre y su padrastro en una casa en la urbanización Flor de Liz, en la localidad de Kilómetro, en Orotina centro, Alajuela.

La alerta al PANI la confirmó Fanny Cordero, vocera de prensa de la entidad, quien agregó que a ese tipo de aviso se le debe atender de forma prioritaria, según lo establecido por el protocolo de atención.

"Es una situación de prioridad, de alto riesgo (...) por eso es que se está ordenando un proceso de investigación preliminar disciplinario para que expliquen el por qué no se atendió la alerta el día que se pasó al sistema (el viernes)", dijo Cordero.

La pesquisa estará a cargo de abogados que dependen de la presidencia ejecutiva y deberá estar concluida en un plazo prudencial. Por el momento, no figura ninguna persona como implicada.

Antecedente

La muerte de la niña ocurrió el domingo 28 de mayo, cuando la madre Meilin Alvarado Savala, de 22 años, en compañía de su pareja de apellidos Lutas Lutas, de 29, la llevaron al Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas, porque no respiraba.

Cuando los médicos la examinaron determinaron de que había ingresado fallecida y que presentaba lesiones en diversas partes del cuerpo, por lo cual dieron aviso al Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El lunes pasado, luego de realizada la autopsia en la Medicatura Forense, se determinó que la causa de muerte era homicida, debido a las golpizas que recibió en diferentes momentos. La menor tenía una fisura en el cráneo, con hemorragia, dos costillas quebradas y hematomas en diferentes partes del cuerpo.

Por esa razón, la Fiscalía de Atenas abrió un proceso penal por el delito de homicidio calificado, en el cual figuran como imputados la madre y su pareja.

Inicialmente ambos fueron detenidos, pero Alvarado, quien tenía siete meses de embarazo, entró en labor de parto y fue trasladada al Hospital San Rafael de Alajuela, donde este martes dio a luz a un hijo, confirmó Marcela Leandro Ulloa, directora interina del centro médico.

La mujer fue dada de alta este miércoles, por lo cual regresó a la casa de familiares en Orotina. Alvarado tiene otros tres hijos de 3, 5 y 6 años.

El bebé permanece en el hospital de Alajuela y estará a la orden del PANI, dijo Fanny Cordero, quien agregó que posiblemente el niño sea ubicado con familiares.

No obstante, hizo saber que, por disposiciones de la Sala IV, en estos casos la entidad no puede separar a una madre de su hijo por el tema de la lactancia.

Entre tanto, en una audiencia que se realizó en el Juzgado Penal de Atenas, se impusieron seis meses de prisión preventiva contra Lutas.

Paralelamente, este miércoles a las 9 a. m. se realizó el funeral de la niña. Primero se realizó una ceremonia religiosa en una casa en la localidad de Kilómetro y luego llevaron el cuerpo al cementerio de Orotina.

Etiquetado como: