Video grabó el ataque y la huida de los sospechosos

Por: Carlos Arguedas C. 23 junio

Al menos seis individuos participaron en el asesinato de Byron José González Fallas, de 23 años, conocido como Cobra, que ocurrió el martes anterior frente al edificio de la Municipalidad de Goicoechea, en el cantón del mismo nombre, en San José.

El número de sospechosos lo dio a conocer este viernes el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), luego de analizar varios videos de seguridad en los cuales quedaron grabadas escenas de los homicidas.

Álvaro González Quirós, jefe de la sección de Homicidios, dijo que durante el hecho participaron cuatro sujetos que viajaban en dos motocicletas, así como dos vehículos, un Toyota Hilux de color gris y un Hyundai Accent, de color negro, que como mínimo llevaban un ocupante cada uno.

Los individuos que dispararon contra la víctima fueron los acompañantes de los motociclistas, en tanto los ocupantes de los vehículos se encargaron de apoyarlos con la ubicación de la víctima y de proteger a los asesinos en la escapatoria.

González dijo que la policía esta haciendo pública la grabación, con la finalidad de que los ciudadanos ayuden en la identificación de los responsables, así como de los vehículos.

Solicitó que cualquier dato lo suministren al teléfono 800-8000345 que es la línea confidencial del OIJ

Ataque

El asesinato de Byron José González se produjo el martes 20 de junio a las 5:20 a. m., cuando la víctima caminaba hacia una parada de autobús. El fallecido recién había salido del centro de confianza de Adaptación Social, ubicado a 100 metros del sitio del ataque.

En el video se le observa caminar por la acera, cuando se aproximan dos motocicletas. Las personas que viajan de acompañantes abren fuego con pistolas nueve milímetros. En el lugar la policía recogió 18 casquillos.

González, aún herido, corre para protegerse en el centro de confianza, logra ingresar, pero fallece ahí mismo, informó la policía.

Álvaro González dijo que por la planificación y forma de actuar, este crimen es una venganza de grupos de crimen organizado.

El fallecido fue condenado por el Tribunal de Juicio de Turrialba a inicios de este mes a una pena de tres años y cuatro meses por el delito de robo agravado. Debido a que González había cumplido mucho tiempo en prisión preventiva, el juez lo mandó a terminar de cumplir la sanción en un régimen donde solo llegara a dormir a un centro de confianza.

La noche del lunes era su segunda noche en el centro, informó el Ministerio de Justicia.