Por: Carlos Arguedas C. 6 junio, 2014

Una vieja disputa familiar es para el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) el posible motivo por el que un estudiante de Terapia Física mató a su madre, quien era psicóloga.

Las autoridades manejan tal hipótesis luego de entrevistar a familiares cercanos y a una extranjera que vivía en la misma casa ocupada por el muchacho y su madre, en Bebedero de Escazú, San José.

Francisco Segura Montero, director del OIJ, prefirió no ahondar sobre el tema pues dijo que es un asunto en investigación.

El jefe policial agregó que, tras el hallazgo ayer jueves del cuerpo de la víctima, Ana Patricia Delgado Castro, de 47 años, en Punta Mala de Parrita, se presume que el homicidio ocurrió el lunes anterior.

Agregó que ese día vecinos escucharon cuando Delgado tuvo una fuerte discusión con su hijo, de apellido Badilla y 27 años, quien había regresado a la vivienda unas semanas atrás.

“Lo que se cree es que la atacó con un arma blanca, por la cantidad de sangre que había en la vivienda. Luego la metió en el carro y se la llevó; hasta el miércoles regresó a Bebedero”, dijo Segura.

Ayer a las 12:20 p. m., una fiscala y agentes del OIJ llegaron a Punta Mala, Parrita, en un helicóptero de Seguridad Pública. | JORGE UMAÑA
Ayer a las 12:20 p. m., una fiscala y agentes del OIJ llegaron a Punta Mala, Parrita, en un helicóptero de Seguridad Pública. | JORGE UMAÑA

La Policía presume que la mujer falleció el lunes y su hijo la mantuvo en la cajuela del vehículo durante dos días. “El fuerte olor que salía de la cajuela creemos que se debe a la descomposición del cuerpo. El muchacho, al parecer, luego de la discusión se fue para Jacó, por lo que la descomposición del cuerpo se pudo acelerar por el calor de la cajuela”, dijo el jefe policial.

Para el OIJ fue el miércoles cuando Badilla dejó el cadáver en Punta Mala de Parrita.

Mientras tanto, la Fiscalía informó de que a Badilla se le abrió una causa por homicidio calificado, y a su novia, de apellido Martínez, se le atribuye complicidad.