No se descarta que estén relacionados con otros asesinatos surgidos en la zona

Por: Hugo Solano 15 enero, 2015
Armas, municiones, guantes y hasta dosis pequeñas de droga decomisó el OIJ en las casas allanadas.
Armas, municiones, guantes y hasta dosis pequeñas de droga decomisó el OIJ en las casas allanadas.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Ciudad Neily detuvieron a dos hombres y una mujer como sospechosos de intentar asesinar a un hombre de apellido Vargas, el 18 de noviembre del año anterior en una balacera en Paso Canoas y a otro de apellido Obregón en la misma zona el 16 de octubre del 2014.

La detención de los dos hombres, quienes son hermanos, se realizó tras allanar su casa en barrio San Martín de Paso Canoas, frontera sur.

Ambos detenidos son de apellido López, de 29 y 34 años. Se les decomisaron dos escopetas, dos pistolas, una carabina calibre 22 y un fusil con silenciador. El de mayor edad tiene antecedentes por portación ilegal de arma y robo agravado, así como una pasada a la Fiscalía por homicidio.

Su hermano tiene antecedentes por portación ilegal de arma de fuego.

Una mujer de apellido Gómez también fue detenida en su casa en La Cuesta, Corredores, a unos ocho kilómetros de donde cayeron sus cómplices. A ella le decomisaron dos armas de fuego calibre 9 milímetros. Tiene antecedentes por portación ilegal de armas.

El caso más reciente que se les atribuye ocurrió el 18 de noviembre anterior, cuando en apariencia uno de los López llegó a la casa de Vargas con un menor de 17 años y realizaron una serie de disparos.

La ropa con que se les vio el día del tiroteo, así como estos guantes, quedaron en la Fiscalía.
La ropa con que se les vio el día del tiroteo, así como estos guantes, quedaron en la Fiscalía.

El hombre se defendió y hubo un fuego cruzado en el que ambos hermanos resultaron heridos. Ellos se presentaron al hospital de Ciudad Neily indicando que habían sido víctimas de un asalto, acción que luego fue descartada por el OIJ.

Las investigaciones en torno al caso continúan, pues no se descarta la participación de estos sujetos en otros hechos delictivos similares que se vienen dando en esta zona, desde el año anterior y que han cobrado varias víctimas.

Entre los fallecidos, cuya muerte investiga el OIJ en la zona fronteriza sur están el taxista José Andrés Quirós Muñoz, expolicía asesinado de 25 balazos en un taller mecánico; José Ernesto Portilla, ultimado en una plantación de melina el 28 de noviembre y Steven Ledezma Espinoza, cuyo crimen ocurrió en Cuervito.

Otro sujeto, del cual el OIJ todavía no tiene la identificación, apareció el 23 de noviembre del año pasado en un cultivo de palma de Coto 41. Los asesinos dejaron escrito en el sitio la leyenda "por robarse 30 kilos de coca".

El OIJ informó que no se sabe todavía si estos crímenes y los intentos fallidos por concretar otros homicidios en la región tienen relación entre sí.

Junto a los tres detenidos que anunció hoy el OIJ, luego de allanar dos viviendas ayer miércoles, el OIJ detuvo días atrás a dos panameños y un costarricense por el caso de Steven Ledezma, asesinado el 30 de diciembre del 2014.

De igual manera quedó ante la Fiscalía un sujeto que el pasado seis de enero intentó matar a otro en Corredores.

El primero de enero de este año se informó sobre otros crímenes en el poblado fronterizo, donde la tensión continúa por la seguidilla de homicidios que las autoridades tratan de contrarrestar con capturas como las ocurridas ayer.