Menor de 4 años tomó arma del suelo; madre tendía ropa y papá está en hospital

Por: Carlos Arguedas C. 4 junio, 2015

Matina. Un niño de cuatro años mató a su hermana de dos, al jugar con un rifle, calibre 22, que encontró poco antes en el suelo, detrás de una escalera.

El hecho se produjo ayer, a las 8 a. m., en la casa donde viven los menores con sus padres, en Palestina de Matina, Limón.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y el cruzrojista Luis Barrantes, quien atendió a la víctima, dijeron que la niña presentaba el impacto de bala en el ojo derecho. La menor murió de inmediato.

Al momento de la tragedia, los niños se encontraban dentro de la vivienda, en tanto su madre tendía ropa en la parte de afuera. El padre permanece internado en el Hospital Tony Facio, Limón, pues hace 10 días fue mordido por una serpiente.

Agente de la Policía Judicial tenían en una mesa el rifle calibre 22, que fue localizado en una zona montañosa. El cuerpo de la niña estaba dentro de la vivienda. | ALEJANDRO NERDRICK
Agente de la Policía Judicial tenían en una mesa el rifle calibre 22, que fue localizado en una zona montañosa. El cuerpo de la niña estaba dentro de la vivienda. | ALEJANDRO NERDRICK

Datos. El lugar donde se produjo este homicidio está ubicado a 40 kilómetros del centro de Matina y se trata de un lugar montañoso. La familia es indígena cabécar y la casa donde habita es de madera, vieja y sin divisiones internas.

Los vecinos dijeron que los alertó el estruendo del disparo y, cuando llegaron al sitio, escucharon el lamento de la madre, por lo cual alertaron a la Cruz Roja, pero cuando los socorristas llegaron, ya la menor había fallecido.

La Policía Judicial informó de que la víctima fue localizada tendida bocarriba en el suelo, a corta distancia de donde se encuentra la puerta principal.

Los investigadores trataban de determinar si alguna persona la había movido o fue en ese sitio donde recibió el balazo.

El rifle utilizado por el niño fue localizado por agentes judiciales a unos 300 metros de la vivienda. Se presume que alguien lo sacó de la casa y trató de esconderlo en una zona montañosa.

Aunque los agentes judiciales, dieron por válida la versión de que fue el menor quien disparó, por protocolo cubrieron las manos de la madre con bolsas de papel y las trasladaron a los laboratorios judiciales. Esto, con el fin de realizar pruebas para descartar la presencia de pólvora. La oficina de prensa del OIJ indicó que eso se hace por trámite.

En tanto, el niño fue puesto a la orden del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), con la finalidad de que reciba tratamiento con psicólogos.

Alexánder López, tío de los menores, manifestó que se enteró del incidente porque su hermano, quien se encuentra hospitalizado, lo alertó.

“Él está muy afectado, muy triste por lo que pasó, al igual que toda la familia”, agregó.