Por: Diego Castillo 18 febrero, 2016
La menor ingresó la noche del martes al Hospital Nacional de Niños (HNN).
La menor ingresó la noche del martes al Hospital Nacional de Niños (HNN).

Las autoridades del Hospital Nacional de Niños afirmaron que la menor de cuatro años, que sobrevivió a la masacre en Matapalo de Santa Cruz, no saldrá del centro médico hasta que se estabilice su salud mental.

Más allá de que las heridas de la niña sanen completamente, el doctor Marco Vargas, jefe de la Unidad de Trauma del hospital, manifestó que velarán porque las condiciones mentales de la niña sean las adecuadas antes de darle el alta hospitalaria y entregársela al Patronato Nacional de la Infancia (PANI), que se encargará de buscarle un nuevo hogar.

"No hay prisa con el PANI, la oficina del PANI intervino dos veces a la familia... yo creo que cuando hubo más prisa, no hubo prisa por parte de ellos, no hubo seguimiento, entonces no creo que el PANI tenga ninguna prisa ahora", expresó el médico.

"La niña va a estar al cuidado del hospital mientras así lo requiera; cuando todas sus condiciones médicas y de salud mental así lo permitan se le dará la alta hospitalaria y pasará a responsabilidad del PANI", añadió.

La directora del centro médico, Olga Arguedas, indicó que ellos tendrán a la niña el tiempo necesario, hasta que se cuenta con un hogar donde ubicarla.

La menor tiene heridas con un arma punzocortante en varias partes de su cuerpo. Las lesiones más severas las presenta en el cráneo y en el tórax, aunque ninguna compromote su vida. La condición de ella es buena.

La niña ingresó a la Unidad de Cuidados intensivos la noche del martes y ayer miércoles fue trasladada a otro salón.

La menor casi no habla e interactúa muy poco con el personal del hospital. Ayer preguntó por su mamá y dijo que tenía hambre.

"La recomendación del equipo psicológico es que la dejemos en paz, que le demos su tiempo, ella en su momento empezará a hablar y a preguntar", comentó el jefe de Trauma.

Ella no se ha referido al asesinato de su familia y los horribles momentos que vivió el pasado martes en su casa en Matapalo. El personal del centro médico tampoco le ha comentado ni preguntado sobre la situación.

"Son cien mil cosas: está fuera de su casa, no ve a sus hermanos, no ve a su mamá, no ve a su papá, no está en Guanacaste, está rodeada por un montón de personas, está con un montón de cables y monitores", dijo el doctor.

La otra menor sobreviviente de seis meses, se encuentra internada en el Hospital de La Anexión, en Guanacaste y su estado es bueno.

Los padres y hermanos de las niñas fueron asesinados a puñaladas dentro de su vivienda en Matapalo de Santa Cruz, Guanacaste. El hecho ocurrió el pasado martes y el principal sospechoso de cometer la masacre es un hombre de apellidos Salmerón Silva, quien podría encontrarse en Nicaragua.

Las víctimas fueron identificadas como Yemmi Jessica Durán Guerra, de 38 años y Dirrk Beauchamp, de 57 años; y tres menores de 6, 8 y 12 años.