Jóvenes, vecinas de Pavas, salieron el sábado con amigos a celebrar cumpleaños

Por: Carlos Arguedas C. 3 junio, 2014

Las mujeres acribilladas a balazos, el sábado anterior, en un lote baldío en urbanización Mayorca en San Sebastián de San José, eran dos menores de 15 y 16 años.

Las víctimas fueron Alisson Hillary Barboza Alvarado, de 16 años, y su sobrina Rachell Paola Campos Molina, de 15 años. Ambas eran vecinas de Pavas.

Así lo dio a conocer, ayer lunes, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), luego de que familiares las identificaron.

Kathia Molina Alvarado, hermana de Alisson y tía de Rachell, dijo que las dos muchachas vivían solas. El sábado, a las 10 a. m., contaron por teléfono que iban a salir con unos amigos, para celebrar el cumpleaños de Hillary.

“No entendemos por qué, no hay motivo, no hay razón, ellas eran adolescentes sin enemigos. Tanto así, que ellas salían tranquilas a pasear”, agregó.

Hecho. El asesinato de las jóvenes se descubrió el sábado a las 9 p. m., cuando una llamada al Sistema de Emergencia 9-1-1 alertó porque se escucharon múltiples disparos y había cuerpos en un lote baldío.

Francisco Segura Montero, director del OIJ, confirmó ayer que a las dos mujeres las mataron en el sitio.

“Una estaba bocarriba y la otra bocabajo. Tenían esposas en las manos y bolsas plásticas en la cabeza”, dijo el jefe policial.

Segura no dio a conocer otros detalles, pues se está a la espera del resultado preliminar de la autopsia. Por el momento no se descarta ninguna hipótesis sobre el móvil del doble crimen.

Kathia Molina recogió dinero ayer en Pavas, para el funeral de su hermana Alisson Barboza y su sobrina Rachel Campos. | PAULO MONTIEL
Kathia Molina recogió dinero ayer en Pavas, para el funeral de su hermana Alisson Barboza y su sobrina Rachel Campos. | PAULO MONTIEL

El director del OIJ agregó que a las muchachas les dispararon con un arma automática. Inicialmente, se presume que fue con una subametralladora Uzi. Uno de los cuerpos tenía 15 balazos y el otro 10 impactos.

Las víctimas no estaban estudiando y desde hace un mes vivían solas en Los Laureles en Pavas.

“Rachel Paola cuidaba a las hermanitas. Son gemelas. Entonces, ella le pidió a Alisson que le fuera a ayudar a cuidarlas”, dijo Kathia Molina, quien agregó que Alisson habló dos veces el sábado por teléfono con la mamá (Haydée Alvarado Serrano).

“Dijo que iba a salir con unos amigos. Habló con mi mamá a las 10 a. m. y después a las 2 p. m. y no notó nada raro, no estaba estresada. No entendemos por qué se ensañaron con ellas. Nosotros somos personas humildes, no tenemos nada, no había una razón, no tenemos problemas”, agregó.

La familia inició ayer una colecta para hacer frente a los gastos del funeral, que será hoy.

Paralelamente, el OIJ pidió que cualquier dato se suministre al 800-8000645 o al correo electrónico cicooij@poder-judicial.go.cr