Ambos estuvieron en un bar. De regreso a la casa de ella, él comenzó a golpearla

 28 octubre, 2013

Osa, Puntarenas. Audicia Pérez Beita, de 40 años, fue brutalmente agredida por su excompañero sentimental, de apellido Ferreto, el domingo a las 12:45 a. m., en el poblado de Santa Rosa de Osa, Puntarenas.

Según testigos, la pareja estaba separada, pero la noche del sábado acordaron encontrase en un bar de la localidad, donde al parecer compartieron unos tragos.

Luego, el hombre acompañó a Pérez de regreso hasta su vivienda, ubicada a unos 300 metros del local comercial.

Por razones aún desconocidas, Ferreto se le tiró encima a la mujer y comenzó a golpearla en plena vía pública, primero con sus puños, para después proceder a patearla.

Pérez Beita sufrió heridas graves y hematomas importantes en el rostro, informó la Cruz Roja. | ALFONSO QUESADA
Pérez Beita sufrió heridas graves y hematomas importantes en el rostro, informó la Cruz Roja. | ALFONSO QUESADA

Un vecino de apellido Hidalgo escuchó los gritos de la víctima y corrió a ayudarla para evitar que Ferreto continuara golpeándola. Entonces, comenzó un forcejeo entre ambos hombres. Como resultado, el agresor de la mujer también resultó herido.

La Cruz Roja llegó al sitio y trasladó a Pérez al Hospital Escalante Pradilla, en Pérez Zeledón, donde permanece internada.

Al sospechoso de la agresión lo llevaron al Hospital Tomás Casas, en Osa, pero dejó el centro médico este domingo. Debido a que no existía ninguna denuncia en su contra, según informó la Policía, Ferreto no fue detenido.

Se presume que ambos estaban bajo los efectos del licor, pero por ahora el caso está en investigación de las autoridades judiciales.

Caso similar. Esta misma semana un hombre de apellido De la O fue condenado por el Tribunal Penal de Pococí a 18 años de prisión por asesinar a su compañera, Marisela Bermúdez Cascante, quien tenía 30 años de edad.

Los hechos por los que fue sentenciado ocurrieron el 4 de enero de este año en la comunidad de Cariari de Pococí, Limón.

Según el informe policial, el imputado, de 47 años y que laboraba como peón agrícola en la finca bananera Casas Verdes, le propinó a su compañera sentimental al menos 18 puñaladas en el tórax, la espalda y el abdomen.

Minutos después, el asesino les contó a sus vecinos lo ocurrido en su casa y ellos llamaron a la Policía para informar sobre el hecho.

Al parecer, horas antes del homicidio, la pareja había estado ingiriendo licor dentro de la vivienda y por diferencias personales entre ambos, iniciaron una riña que duró aproximadamente una hora.

“Él esperó a las autoridades sentado frente a la casa y, cuando llegó la Policía, lo que hizo fue tirar las manos para atrás para que lo esposaran”, comentó Marcial Brenes, uno de los vecinos de la pareja.

Etiquetado como: