Fiscal general dice que violencia es un mensaje de terror para desplazar rival

Por: David Delgado C. 29 junio, 2014

Los cadáveres que aparecen con una bolsa en la cabeza, amordazados, maniatados, torturados y acribillados a balazos responden a modos de operar del crimen organizado.

Durante el último mes fueron encontradas cuatro víctimas torturadas, lo que revela la violencia de los homicidas.

Para los jerarcas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Francisco Segura, y del Ministerio Público, Jorge Chavarría, en su mayoría se trata de homicidios generados por la lucha de poderes entre grupos narco.

Por ejemplo, el 20 de junio, un hombre apareció en Hatillo, San José, con una bolsa negra en la cabeza y marcas en las muñecas; el 31 de mayo se descubrió el crimen de una tía y su sobrina, de 15 y 16 años, en San Sebastián, quienes estaban esposadas y con bolsas.

También, el 8 de junio se localizó un cuerpo metido en una bolsa plástica a orillas del río Ciruelas, en El Erizo, Alajuela.

Otros tres casos similares ocurrieron en lo que va del año.

Un escolar localizó dos cuerpos envueltos en sábanas y amarrados con cinta adhesiva, el 12 de agosto del 2011, en un predio en Heredia. La Policía los identificó después como mexicanos. | ARCHIVO.
Un escolar localizó dos cuerpos envueltos en sábanas y amarrados con cinta adhesiva, el 12 de agosto del 2011, en un predio en Heredia. La Policía los identificó después como mexicanos. | ARCHIVO.

Ensañamiento. ¿Por qué ensañarse con la víctima? Francisco Segura explicó que el amordazar o tapar la cabeza de las personas refleja una forma de intimidación y dominación, acompañada de golpes y torturas con los que el agresor demuestra “su fortaleza”.

El fiscal Jorge Chavarría agregó que este tipo de crímenes, además, obedece a un fenómeno identificado por la criminología italiana como trasplantación.

“Significa que las organizaciones criminales tratan de exportar sus modelos a nuevos territorios que empiezan a controlar. Hay una réplica de patrones de carteles mexicanos, que son muy territoriales y monopólicos, y lo materializan a través de la eliminación de los competidores de los otros carteles con un mensaje de terror dirigido a que abandonen un territorio”, dijo.

Francisco Segura indicó que la mayoría de homicidios como estos se relacionan con el narcotráfico. El jefe policial coincide con Chavarría en que la forma como eliminan a los rivales es copiada de carteles mexicanos y colombianos.

Sin embargo, Chavarría es enfático: más que una copia importada, este tipo de asesinatos en Costa Rica ocurren porque las organizaciones narco están aquí y esta forma de atacar ocurre desde hace ocho años como un fenómeno paralelo al auge de los carteles en México.

“La organización matriz, la que tiene el poder, traslada sus métodos de actuación y sus agentes, para aplicar los mismos sistemas operacionales que tienen. No es que estamos copiando patrones, es que las organizaciones mexicanas están en Centroamérica”, dijo.

Venganza. Otro factor que explicaría el ensañamiento con la víctima es la venganza por los tumbonazos o robo de droga de un cartel a otro.

“Hay un énfasis de crueldad para sacar información a la víctima sobre los movimientos del competidor o como una forma de castigo por venganza cuando hay tumbonazos”, explicó Chavarría.

Para las autoridades, los hallazgos de cadáveres con capuchas aumentaron hace unos años, pero lograron disminuirlos gracias a la coordinación existente entre la Fiscalía, la Fuerza Pública, el OIJ y la PCD.

De enero a mayo de este año, 141 personas han sido asesinadas, pero no fue posible conocer cuántas por casos de drogas.

“No vamos a acabar con el fenómeno, pero le podemos dar una contención adecuada para evitar que se entronice un cartel aquí”, señaló Jorge Chavarría.

Etiquetado como: