Por: Katherine Chaves R. 16 febrero

La familia materna también lucha por obtener el cuido de las dos niñas que sobrevivieron a la masacre ocurrida el 14 de febrero del 2016 en Matapalo, Guanacaste.

Se trata de la abuela y de una tía abuela, quienes desde el momento en que ocurrió la tragedia se apersonaron a la oficina del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) para hacer saber de su interés.

Según el expediente del PANI, del cual La Nación tiene copia, la abuela Ana Rosa Guerra Guerra envió una nota a esa entidad para hacer la solicitud formal el 17 de febrero del año pasado. Ella pidió la custodia de las dos pequeñas, de 5 años y año y medio.

No obstante, el PANI visualiza “un pronóstico negativo ante los antecedentes y proceder de ella”, apuntó Marilyn Morales, coordinadora de la oficina local de esa entidad en Santa Cruz, Guanacaste, en un correo electrónico que forma parte del expediente.

En esta casa reside la abuela materna de las niñas. | MAYELA LÓPEZ
En esta casa reside la abuela materna de las niñas. | MAYELA LÓPEZ

Solo una. Ese mismo día, la tía abuela de las menores fue al Hospital Nacional de Niños (HNN), donde estaba internada la mayor de las sobrevivientes, para hacer una petición similar. Ella llegó acompañada por el abuelo materno de las menores.

Sin embargo, ella solo mostró interés por la mayor de las hermanas, según consta en el expediente.

“Ha manifestado interés en asumir únicamente a la más grande, no así a la bebé (de año y medio), puesto que se identifica un conflicto familiar en el que no se aceptaba la relación que mantenía la difunta madre (Yeimmy Durán) con el nicaragüense (Maikol Adrián Salmerón Silva, quien asesinó a la familia)”, se lee en el informe.

Luego de que la tía abuela hizo la aclaración, indicó que ella vive en casa propia, que tiene una pensión de ¢650.000 mensuales y cuenta también con apoyo económico por parte de su hija, lo cual le permitiría cuidar a la niña de 5 años.

Pese a los ofrecimientos de las familias materna y paterna, el Patronato decidió reubicar a las menores en un hogar solidario (a la mayor) y en un albergue (a la bebé), respectivamente.

LEA MÁS:

Etiquetado como: