Hermetismo rodea investigación sobre caso; OIJ guarda silencio a dos semanas de matanza

Por: Katherine Chaves R. 2 febrero
Un vecino fue quien dio la alerta de la masacre a las autoridades a eso de las 6:36 a. m. de este jueves. Ante la escena tan dramática, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) envió un equipo especial para recabar pruebas y hacer el levantamiento de los cinco cuerpos.
Un vecino fue quien dio la alerta de la masacre a las autoridades a eso de las 6:36 a. m. de este jueves. Ante la escena tan dramática, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) envió un equipo especial para recabar pruebas y hacer el levantamiento de los cinco cuerpos.

La única sobreviviente de la masacre de cinco universitarios ocurrida el 19 de enero en el barrio La Victoria de Liberia, Guanacaste, salió del hospital Enrique Baltodano, según confirmó la oficina de prensa de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

El egreso de la menor, de 14 años, se dio el 26 de enero; sin embargo, fue confirmado hasta este jueves por la entidad.

Ella estuvo internada durante siete días en la Unidad de Cuidados Intensivos, luego de que fuera operada para suturar una profunda herida que tenía en su cuello y que fue hecha con un cuchillo.

Debido a que ella es la única testigo presencial del hecho, las autoridades prefieren no revelar en dónde se encuentra ahora para evitar posibles represalias en su contra.

De hecho, cuando ella estaba en el centro médico, fue custodiada por cuatro policías las 24 horas del día, quienes velaban por su seguridad.

Tenso ambiente

A dos semanas de esa masacre, la calma aún no llega al barrio La Victoria. Los vecinos, quienes prefieren no brindar su identidad por temor a represalias, aseguran que viven con el temor de que algo similar ocurra de nuevo.

Por ejemplo, la pareja que alquilaba el apartamento que queda al frente de donde ocurrió la matanza, prefirió irse de la zona, según detallaron algunos vecinos. Su paradero se desconoce: un día se fueron y no volvieron.

En un recorrido que hizo La Nación por el sitio se pudo comprobar que la casa ya está desocupada: luce sin cortinas y sin ningún mueble adentro.

Se puede observar también a un trabajador que pinta algunos sectores de la propiedad y que solda el portón principal.

Se intentó conversar con la dueña de los apartamentos, pero declinó a dar declaraciones.

La pareja que vivía frente al apartamento donde ocurrió la matanza, decidió mudarse.
La pareja que vivía frente al apartamento donde ocurrió la matanza, decidió mudarse.
Hermetismo

Mientras que el ambiente en Liberia aún es tenso, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) prefiere guardar silencio y no brindar más detalles de la investigación de este caso.

Ante una consulta hecha este miércoles por La Nación, la oficina de prensa de la Policía Judicial indicó que su director, Wálter Espinoza, no se referiría al tema por el momento. Las razones de la decisión también se las reservaron.

Lo último que informaron las autoridades era que, en apariencia, un único hombre fue el que asesinó con un cuchillo de cocina a los estudiantes, el 19 de enero anterior.

¿Cómo avanza la investigación de la matanza?
¿Cómo avanza la investigación de la matanza?

Para dar con su paradero, el OIJ difundió un retrato hablado del sospechoso, quien es un hombre de tez blanca, de unos 40 años de edad y con un tatuaje en el costado derecho de su espalda. El tatuaje representa la letra luna en japonés, con la salvedad de que está colocada de manera horizontal. El sujeto se muestra como una persona de carácter fuerte o violento.

Ese retrato hablado fue hecho con base en el testimonio que dio, en aquel momento, la sobreviviente de 14 años. Según dijo el OIJ días atrás, la testigo observó al sujeto sin camisa y fue ahí cuando le vio el tatuaje.

Este es el retrato hablado del principal sospechoso de provocado la masacre de cinco universitarios en Liberia. (CORTESÍA OIJ ).
Este es el retrato hablado del principal sospechoso de provocado la masacre de cinco universitarios en Liberia. (CORTESÍA OIJ ).

Sin embargo, pese a las 60 informaciones confidenciales que recibieron hasta este jueves sobre el supuesto asesino, las autoridades no han podido ubicarlo.

Las víctimas mortales de este atroz crimen fueron Joseph Briones Solís, de 22 años; Dayana Vanessa Martínez Romero, Stephanie Hernández García, Ingrid Massiel Méndez Serrano y Ariel Antonio Vargas Condega, todos de 24 años.

LEA MÁS

Etiquetado como: