Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 10 marzo, 2014

La reducción de homicidios en el país no ha tenido el mismo impacto en todas las provincias.

Lugares como Limón y San José continúan estando a la cabeza de la tasa de crímenes.

En la provincia caribeña, la tasa del 2013 fue de 24 muertes por cada 100.000 habitantes, con un total de 102 crímenes. Un año antes, la tasa era de 22.

En San José, aumentó de 10 a 10,3 por 100.000 habitantes, entre el 2012 y el 2013.

Mientras, Puntarenas tuvo una disminución significativa en los últimos tres años. En el 2011, la tasa era de 18 por cada 100.000 habitantes; en el 2012 bajó a 10 y el año pasado cerró en 6,7.

También se redujeron levemente las cifras en Alajuela, Heredia y Guanacaste. Entre tanto, Cartago se mantuvo.

Zona de conflicto. ¿Por qué no se ha logrado bajar la incidencia criminal en Limón y San José?

“En estas provincias hay una reducción de los homicidios a civiles, pero hay un aumento en la modalidad por ajustes de cuentas. Eso habla de las nuevas formas de interacción armada entre grupos criminales peleando por territorios y control de mercados”, analizó el jerarca de Seguridad, Mario Zamora.

Randall Brenes, experto del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), coincidió en que son crímenes relacionados con “narcotráfico, peleas de pandillas y grupos organizados en defensa de territorio”.

Etiquetado como: