Víctima entregó la plata cuando sujeto amenazó a su nieta con arma de fuego

Por: Carlos Arguedas C. 3 diciembre, 2015

Una chancera accedió a entregar un bolso en el que guardaba ¢800.000 en efectivo cuando un ladrón le apuntó con una arma de fuego a una nieta de 9 años que la acompañaba.

El violento atraco, en el cual resultaron heridos de bala un yerno de la mujer y un oficial de la Fuerza Pública, se produjo, este miércoles, 100 metros al norte de la entrada a Emergencias del Hospital San Juan de Dios, en el centro de San José.

El individuo que perpetró el robo estuvo acompañado por un cómplice que lo esperaba en una motocicleta, la cual utilizaron para huir con rumbo desconocido. No se descartó que ese segundo sujeto hiciera algunos disparos.

Aunque unos 30 minutos después del hecho, oficiales de Fuerza Pública detuvieron a dos hombres en moto en La Uruca, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) descartó que estuvieran vinculados al asalto y, por ello, fueron puestos en libertad.

Drama. La afectada, María Victoria Brenes Hidalgo, de 45 años, dijo que ella es vendedora de lotería en un puesto en el centro de Escazú. Este miércoles decidió ir al centro capitalino con una hija, su yerno y tres nietos, para hacer algunas compras de Navidad.

Agregó que abordaron un bus de la ruta de San Antonio de Escazú. Luego de llegar a la parada en San José, apenas habían caminado unos 15 metros, cuando un individuo que se bajó de una moto intentó quitarle el bolso.

Brenes contó que inicialmente opuso resistencia, pero, al ver que le apuntó a la nieta, lo entregó. En el altercado, el yerno de la mujer, Daniel Gómez Quirós, de 30 años, resultó herido de bala en la pierna izquierda.

También recibió un disparo el oficial Francisco Antonio Quirós Campos, de 30 años, quien se encontraba cerca y al escuchar balazos, acudió en auxilio de las víctimas. Este sufrió el impacto en la pierna derecha, cerca de la rodilla, según confirmó el Ministerio de Seguridad.

Ambos heridos fueron trasladados al Hospital San Juan de Dios, donde se informó que se encuentran fuera de peligro.

Brenes piensa que los ladrones seguramente la venían siguiendo desde Escazú al creer que traía una mayor cantidad de dinero para comprar lotería.

Sostuvo esa versión por el hecho de que los sujetos se empeñaron en que ella les entregara el bolso, a pesar de que muchas personas transitaban por la acera.