25 junio, 2013

Reiner Montero

Guápiles, Pococí. Un delincuente ingresó a una gasolinera y atendió a los clientes del lugar mientras sus compinches robaban ¢500.000.

El hecho ocurrió este lunes a la 1 a. m. en la estación de servicio El Cruce, ubicada en la ruta 32, en Pococí, Limón, específicamente cerca del desvío hacia Río Frío.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, tres hombres con las caras cubiertas llegaron la bomba y, primero, sorprendieron al empleado que estaba a cargo de dar el servicio a los clientes. Posteriormente, lo llevaron a una bodega detrás del establecimiento.

Luego, los malhechores atacaron al guarda del lugar, le robaron una pistola y una escopeta y también lo trasladaron al cuarto trasero, según contaron las víctimas a la Policía.

En ese momento fue cuando uno de los ladrones le quitó el uniforme al vigilante, se lo puso y atendió a los clientes que llegaban, de acuerdo con el informe policial. Mientras tanto, los otros ladrones forzaron con herramientas la puerta trasera de una oficina y robaron el botín.

La Policía informó de que, a eso de las 3 a. m., cuando los delincuentes se habían marchado, el conductor de un camión llegó y escuchó los gritos de auxilio de los dos trabajadores. El chofer logró abrir la puerta de la bodega y sacar a las víctimas. La Policía Judicial investiga el caso.

Etiquetado como: