Tribunal lo declaró inimputable debido a que padece esquizofrenia paranoide

Por: Gustavo Fallas M. 13 julio
El imputado se mostró tranquilo al inicio del debate. La Fiscalía pidió que se mantuviera esposado, debido a que criterios médicos indicaron que se podría poner violento.
El imputado se mostró tranquilo al inicio del debate. La Fiscalía pidió que se mantuviera esposado, debido a que criterios médicos indicaron que se podría poner violento.

El joven que asesinó a su mamá a golpes padece una enfermedad mental que le impide distinguir si sus actos son buenos o malos.

Por esta razón, el Tribunal Penal de Heredia resolvió que Ronald Andrés Franco Guzmán, de 29 años, debe estar internado por tiempo indefinido en el Centro de Atención para Personas con Enfermedades Mentales en Conflicto con la Ley (Capemcol), donde será sometido a evaluaciones cada seis meses.

Los jueces lo declararon inimputable, un término legal que se refiere a la imposibilidad de someterlo a un proceso judicial por su condición. Franco fue juzgado por la muerte de su madre Alexia Guzmán Rodríguez, de 49 años, a quien asesinó con una mancuerna de 10 libras.

Los hechos que derivaron en este proceso ocurrieron el 25 de octubre del 2016, en una casa situada en el barrio San José de La Ribera de Belén, Heredia.

Ese día, Franco Guzmán, de origen colombiano, tomó la pesa y golpeó a su mamá en 15 ocasiones, principalmente en la cabeza y el rostro. Posteriormente, desenroscó uno de los discos de la pesa y le incrustó la barra metálica en el cráneo.

Durante el debate se comprobó que Franco padece una esquizofrenia paranoica y nunca recibió tratamiento a lo largo de su vida.

Según el dictamen pericial psiquiátrico que se aportó como prueba en el juicio, Franco tiene una interpretación de la realidad que está abolida, así como sus capacidades para reconocer el ilícito o lícito de sus actos.

"No se le está poniendo una sancion ni una pena privativa de libertad. La génesis de la medidad de seguridad es extraer a la persona de su entorno, mantenerlo hospitalizado con la intención de rehabilitarlo, proporcionar el tratamiento médico y la contención para que este pueda recuperar su estado cognoscitivo", manifestó la jueza Luisa Jiménez Rivera durante la fundamentación de la sentencia.

La hermana mayor de Franco, quién declaró en el primer día del juicio, manifestó que su hermano empezó a decir, desde los 17 años, que escuchaba voces que le ordenaban matar a su madre.

"Cuando vivíamos juntos (él) decía: 'Alguien me dice que tengo que matarlos (a mi mamá y hermano menor)'. Cuando él tenía como 17 años empezó con eso de las voces (...) Él decía que ella no era la mamá, que lo había secuestrado y que tenía miles de millones guardados y por eso lo tenían secuestrado", manifestó a los jueces la hermana del imputado.

Desde el día de los hechos, él permanece recluido en el Capemcol, en La Uruca.

La decisión del Tribunal es la misma que había solicitado la Fiscalía en la etapa de conclusiones.

Aunque Franco será sometido a evaluaciones semestrales, los juzgadores determinaron que los informes médicos deben ser enviados en plazo no mayor de dos años al Juzgado de Ejecución de la Pena.

El Tribunal estuvo integrado por los jueces Luisa Jiménez Rivera, Antonio Ortega Vindas y Marianela Vargas Cousin.