Una de las muertes al parecer fue un ajuste de cuentas; el otro fue por asalto a una vivienda

Por: Carlos Láscarez S. 4 septiembre, 2014

San José (Redacción). Agentes del OIJ investigan las causas por las que dos hombres fueron asesinados ayer en la noche en Corredores de Puntarenas y en Guácimo de Limón.

La Fuerza Pública custodió uno de los cuerpos en espera del OIJ. LN
La Fuerza Pública custodió uno de los cuerpos en espera del OIJ. LN

El primer crimen ocurrió frente al restaurante Malinche, carretera a La Cuesta de Corredores, confirmó la Fuerza Pública local. El fallecido es un adulto de apellido Ponce, de 45 años, quien recibió al menos cinco balazos durante un aparente ajuste de cuentas.

Informes preliminares indican que los hechos se dieron a eso de las 8 p.m., cuando Ponce se encontraba dentro de un bar. Al parecer, llegaron dos sujetos en una motocicleta, se estacionaron frente al local e ingresaron. Tras permanecer por varios minutos en el sitio, uno de los sujetos se le acercó a Ponce y sin mediar palabra alguna, sacó un arma de fuego y le disparó en varias ocasiones. Luego se dieron a la fuga.

La víctima fue impactada en el pecho y el abdomen. Su cuerpo fue remitido a la Morgue Judicial para que se le realice la respectiva autopsia.

Ponce era vecino de David, provincia panameña de Chiriquí.

El otro homicidio se registró en la comunidad de San Gerardo de Guácimo, luego de que desconocidos mataran, a balazos, a Juan José Hernández Cordero, de 59 años. Los homicidas irrumpieron en su casa con la intención de sustraer un cajón en el que había ¢100.000 en efectivo y otros objetos. El incidente ocurrió el jueves a las 9: 40 p. m.

Según explicó la esposa del ahora fallecido (una mujer de apellido Terjibe), varios hombres llegaron a la casa de Hernández. Lo llamaron desde las afueras para que les prestará una llave francesa, pues tenían problemas con una moto.

A pesar de las advertencias de su esposa de que no fuera, Hernández salió de la casa con la llave en mano para pretárselas. Los sujetos aprovecharon para atacar al hombre. Le dispararon en el pecho y además lo hirieron con un machete en la cara.

Cuando la mujer escuchó los disparos, se refugió con su nieta en el baño de la casa. Minutos después llegaron los delincuentes a forzar las puertas para robar un teléfono y la caja de madera con el dinero. Luego huyeron de la escena.

Al sitio llegaron cruzrojistas, quienes declararon fallecido a Hernández en el sitio.

Los policías detuvieron a dos hombres, quienes viajaban en la moto, a 25 kilómetros del sitio de los hechos.