Conductor del carro también resultó herido en el antebrazo

Por: Hugo Solano 23 abril, 2016
La zona en que ocurrió el homicidio es frecuentada por vendedores de drogas que aprovechan los bares cercanos y cuarterías para su distribución, dijo José Domingo Cruz, de la Fuerza Pública.
La zona en que ocurrió el homicidio es frecuentada por vendedores de drogas que aprovechan los bares cercanos y cuarterías para su distribución, dijo José Domingo Cruz, de la Fuerza Pública.

Un sujeto con antecedentes por varios delitos fue asesinado en la madrugada de este sábado cuando se encontraba dentro de un carro, en las cercanías de la bomba La Castellana, en avenida 10 y calle 2 de San José.

Al parecer, el ataque pudo deberse a una disputa por asuntos de venta de drogas.

Los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) identificaron al fallecido como Luis Diego Alvarado González, de 30 años, quien murió al recibir varios balazos, uno de ellos en la cabeza.

En ese suceso también resultó herido un hombre de 37 años, de apellidos Vargas Quirós, quien conducía el carro Toyota Paseo en que viajaba la víctima. Vargas no tiene antecedentes policiales.

Según el reporte preliminar del OIJ, los hechos se dieron a eso de las 4:30 a. m., cuando Alvarado y Vargas se encontraban dentro del auto estacionado. Según narraron testigos a la Policía, en ese momento se escucharon varios disparos y el carro avanzó unos 200 metros por la avenida 10.

Cuando la unidad 09 del comité metropolitano de la Cruz Roja llegó al sitio, encontró a Alvarado fallecido con varios impactos de bala en diferentes partes del cuerpo, mientras que Vargas presentaba una herida de bala en el antebrazo izquierdo y fue trasladado al Hospital San Juan de Dios.

El cuerpo de Alvarado fue remitido a la Morgue Judicial.

Además, el vehículo fue llevado al Complejo de Ciencias Forenses para que se le realice una inspección.

El director regional de la Fuerza Pública en San José, José Domingo Cruz, confirmó que el fallecido era un viejo conocido de las autoridades, ya que lo habían detenido en varias ocasiones.

Alvarado solía frecuentar la región cercana al sitio donde lo mataron, donde hay muchos bares y cuarterías, acotó el jefe policial.

Afirmó que las versiones brindadas por testigos refieren que los disparos fueron desde otro carro, cuyos ocupantes se dieron a la fuga.

Por el perfil de la víctima, se cree que disputas por el dominio de zonas para la distribución de drogas pudieron ocasionar el homicidio.

Alvarado era oriundo de Grecia de Alajuela y vivió recientemente en la zona de Sarapiquíde Heredia. Tenía antecedentes por tenencia de drogas, robo agravado, robo simple, receptación, asalto y portación ilegal de armas.