Por: Eillyn Jiménez B., Carlos Arguedas C. 24 mayo

Un hombre que se desempeñaba como guarda de seguridad fue condenado a 50 años de cárcel por violar e intentar matar a una sobrina, hecho que sucedió en abril del año pasado en Grecia, Alajuela.

La sentencia la dictó el Tribunal Penal de Grecia mediante un proceso abreviado este martes, informó la oficina de prensa del Ministerio Público.

El implicado fue identificado como Carlos Alberto Naranjo Ramírez, de 45 años. A este hombre se le atribuyeron los delitos de homicidio calificado en grado de tentativa, cuatro de violación calificada y un hurto simple.

El caso que se juzgó ocurrió el 29 de abril del 2016, cuando el imputado convenció a una sobrina de apellido Herrera, de 18 años, para que lo acompañara a un paseo a Quepos, en Puntarenas.

De acuerdo con la acusación que presentó la Fiscalía de Grecia, a cargo de las pesquisas, el viaje de regreso lo hicieron en un autobús que venía por la ruta Bernardo Soto.

En determinado momento, el hombre convenció a su sobrina para que se bajaran en el cruce en Grecia para observar diversos lugares, entre ellos, una réplica a un antiguo monumento griego.

El tío de la joven fue capturado un día después de que cometió los delitos.
El tío de la joven fue capturado un día después de que cometió los delitos.

La víctima dijo a los fiscales que el individuo recurrió a la fuerza para llevarla a un lugar solitario y oscuro, en el cual la violó, la golpeó y la trató de asfixiar. Luego, cuando creyó que se encontraba sin vida, la dejó en una zanja y trató de tapar el cuerpo antes de huir.

Cuando la muchacha despertó, fue auxiliada por conductores que pasaban por la Bernardo Soto y en una ambulancia que pasaba por el lugar la trasladaron al Hospital Calderón Guardia, en San José.

Naranjo fue detenido un día después en una bodegas en Paso Ancho, donde laboraba como vigilante.

En la sentencia también se dispuso condenar a Carlos Alberto Naranjo al pago de ¢23 millones con concepto de daños y perjuicios.