Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 10 septiembre, 2014

A otro de los fallecidos se le ligó con el crimen de un extranjero que apareció en un río. | ARCHIVO
A otro de los fallecidos se le ligó con el crimen de un extranjero que apareció en un río. | ARCHIVO

Un guarda de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), quien no tenía ninguna relación con la lucha entre las bandas narcos, fue una de las tres víctimas de la balacera de este lunes en Pacuare de Limón.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) identificó al fallecido como Félix Antonio Vallejo Enríquez, de 55 años, quien es vecino de la zona donde sucedideron los homicidios.

Vallejo tenía 27 años de laborar en las oficinas de Recope en Limón, según informó la oficina de prensa de la entidad.

La Policía indicó que, al parecer, Vallejo solo pasaba por el sitio cuando unos individuos dispararon desde un vehículo con armas pesadas y él fue impactado por varios balazos.

Vallejo era casado y padre de dos hijos.

La Policía Judicial identificó a los otros fallecidos como Anthony Gabriel Luna Hernández, de 21 años, y Onak Antonio Antillón Robles, de 24.

Según la investigación preliminar de la Policía, el ataque estaría dirigido contra Luna.

Además, otro sujeto resultó con una herida en el glúteo, pero el OIJ no suministró la identidad.

Las autoridades solo reportaron que se hallaba estable en el Hospital Tony Facio, de Limón.

Antecedentes. La Policía Judicial informó de que Luna había sido apresado anteriormente como sospechoso de robo.

Además, en setiembre del 2013, fue detenido por su supuesta implicación en el homicidio de un colombiano de nombre Freddy Rentería Moreno.

El cuerpo de ese extranjero –quien también era conocido como Justo Pastor Ballesta Mena–, apareció el 5 de mayo de ese mismo año en Río Jiménez, en Guácimo de Limón, en una poza del río Platanares, con las manos atadas y un saco sobre la cabeza.

Aunque se conoció que a Luna se le había dictado prisión preventiva, ayer este diario no pudo verificar la fecha en que abandonó la cárcel.

Las autoridades judiciales tampoco indicó si se indaga una posible relación entre estos hechos. Colaboró el corresponsal Reiner Montero.