Extranjero viajaba en un automóvil por el centro de Golfito y fue detenido en retén

Por: Carlos Láscarez S. 24 octubre, 2015
El conductor oriundo de Colombia, de apellido Pérez, fue arrestado durante un retén que mantenían oficiales de la Fuerza Pública en el centro de Golfito. | CORTESÍA: MINISTERIO DE SEGURIDAD PÚBLICA (MSP).
El conductor oriundo de Colombia, de apellido Pérez, fue arrestado durante un retén que mantenían oficiales de la Fuerza Pública en el centro de Golfito. | CORTESÍA: MINISTERIO DE SEGURIDAD PÚBLICA (MSP).

Un extranjero, quien permanecía prófugo, fue detenido este viernes por la Fuerza Pública de Golfito, como sospechoso de protagonizar una balacera en que murió el escolar Dennis Andrés Mora Venegas, de 10 años.

El arresto del individuo, de apellido Pérez, de 41 años y oriundo de Colombia, ocurrió a las 2:30 p. m. durante un retén de carreteras que tenía la Policía cerca del Hospital de Golfito.

Este se desplazaba en un automóvil Toyota Yaris, el cual quedó bajo resguardo de las autoridades, confirmaron Seguridad Pública y el Organismo de Investigación Judicial OIJ).

Rafael Ángel Araya, comisionado de la Fuerza Pública, manifestó que durante un control de carretera detectaron la presencia del foráneo, quien tenía orden de captura internacional, emitida en setiembre.

Agentes heridos. La balacera donde falleció el menor ocurrió el 8 de junio en la ciudadela Tamayo, situada al costado oeste del cementerio de La Cuesta de Corredores, en Puntarenas.

Esa tarde, dos oficiales de la Policía de Control de drogas (PCD) que iban en un automóvil blanco, trataban de ubicar un lugar donde distribuyen droga, como parte de una investigación de tráfico local de estupefacientes, explicó el ministro de Seguridad, Gustavo Mata Vega.

Añadió que en determinado momento, otro carro se les atravesó y bajaron cuatro individuos, uno con escopeta y los otros con armas cortas.

Pese a que que los oficiales se identificaron como policías, uno de los desconocidos disparó.

Producto de los impactos, los oficiales de apellidos Solano y Granda resultaron baleados en brazos y piernas, por lo que fueron remitidos, primero a la Clínica de La Cuesta, y después al Hospital de Ciudad Neily, donde fueron dados de alta después.

Gran recorrido. El disparo que impactó en la cabeza al niño de 10 años recorrió al menos 70 metros, confirmó el OIJ tras efectuar el análisis sobre la trayectoria.

La Policía Judicial contabilizó en el lugar del enfrentamiento un total de 15 casquillos; 12 que pertenecen a las armas de los pistoleros, y tres a armas oficiales y que eran calibre de 9 mm y .40.

El OIJ de Corredores indicó el 27 de agosto, ante consulta de La Nación , que no se pudo determinar de dónde salió la bala que hirió de muerte al menor, pero que el caso continúa en investigación, en espera de efectuar algunas diligencias policiales.

Era gemelo. El menor asesinado cursaba el quinto grado en la Escuela Juan Lara Alfaro, de La Cuesta de Corredores, y era gemelo con su hermana, Diana Julieth. Este permanecía en la calle frente a su casa, al parecer jugando, cuando ocurrió la balacera, comunicó el OIJ.

Yuri Pérez Medina, prima del escolar, aseveró el 9 de junio que estaba dentro de su casa cuando escuchó los disparos, y salió.

Agregó que vio al menor agacharse y, como no se movía, se acercó a él y notó que estaba herido, por lo que pidió ayuda.

Elizabeth Venegas, madre del niño salió, lo recogió y lo introdujo en la casa, donde fue declarado muerto por los socorristas de la sede de Laurel de Corredores.