Esposa, madre y cuñada del líder estaban en la organización

 3 octubre, 2013

La Fiscalía Adjunta de Puntarenas solicitó un año de prisión preventiva contra la banda criminal dedicada a asaltar camiones de empresas nacionales y transnacionales, que transportaban mercadería desde Panamá hacia países de centroamérica.

Los trece imputados fueron capturados mediante 19 allanamientos simultáneos en Cartago, Limón, Corredores, Liberia y Alajuelita.

De acuerdo con la Fiscalía, cuando los camiones ingresaban a territorio nacional, dos de los imputados interceptaban y amenazaban con armas de fuego a los choferes de los tráilers, los privaban de su libertad y transportaban la mercadería hasta bodegas o predios, previamente contratados, para posteriormente tratar de colocar dichos bienes en el mercado nacional.

Los delitos que se atribuyen a los imputados son asociación ilícita, robo agravado y privación de libertad.

Entre marzo y setiembre de este año el grupo pudo haber ocasionado un perjuicio económico aproximado a los ¢750 millones.

El sospechoso, de apellido Arrieta (conocido como Rata), está preso desde mayo del 2012 en la cárcel Sandoval, en Limón. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) decomisó ayer, durante un operativo, unos 30 teléfonos celulares de las celdas del sector donde se encontraba. | ALONSO TENORIO
El sospechoso, de apellido Arrieta (conocido como Rata), está preso desde mayo del 2012 en la cárcel Sandoval, en Limón. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) decomisó ayer, durante un operativo, unos 30 teléfonos celulares de las celdas del sector donde se encontraba. | ALONSO TENORIO

El líder principal es un hombre de apellido Arrieta, encargado de coordinar -vía telefónica- todos los movimientos desde el Centro Penal Sandoval en Limón. Al parecer, su esposa, de apellido Morantes realizó contactos para contratar choferes, compradores de los bienes robados y personas encargadas de ejecutar los asaltos.

Otras mujeres involucradas en el clan eran la cuñada y la madre del líder. Las trece personas se encuentran a la orden del Juzgado Penal de Puntarenas, ya que la mayoría de delitos ocurrieron en Paso Canoas de Corredores, cantón fronterizo perteneciente a esa provincia.