Víctima temía por su vida, debido a disputas entre familia por tierras

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 2 febrero, 2015

Un empresario que fue asesinado este sábado en el cantón de Tibás en San José, aparece en el Registro Nacional vinculado a propiedades de alto valor.

El hombre, vecino de San Carlos de Alajuela, había acudido días antes al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de esa zona para manifestar que temía por su vida pues existían disputas entre unos familiares por unos terrenos.

La víctima se llamaba Jorge Jiménez Berrocal, de 56 años.

Su nombre aparece en 46 sociedades anónimas; en la mayoría está como presidente y representante legal. En otras es vicepresidente, secretario, tesorero o fiscal.

En nueve de esas sociedades, hay inscritas propiedades de hasta ¢300 millones.

Por ejemplo, en Cutris de San Carlos, las sociedades vinculadas a Jiménez tienen fincas cuyos valores fiscales son de ¢311 millones, ¢205 millones, ¢180 millones, ¢124 millones y ¢119 millones.

Además, a nombre del empresario asesinado hay una hipoteca por $340.000 de una propiedad en Santa Ana, San José.

Jiménez falleció baleado por unos motociclistas cuando se encontraba frente a un lavacar del cual era dueño, en Cinco Esquinas de Tibás.

En Florencia de San Carlos, el hombre poseía un aserradero.

Otras tierras con las que tenía relación están en Pococí de Limón, en Escazú, de San José, y en Bagaces, Guanacaste.

El hombre fue baleado cuando se encontraba en la entrada de un lavacar, del cual era propietario, en Cinco Esquinas de Tibás. | ADRIÁN SOTO
El hombre fue baleado cuando se encontraba en la entrada de un lavacar, del cual era propietario, en Cinco Esquinas de Tibás. | ADRIÁN SOTO

Pesquisa. ¿Fueron las diferencias por terrenos el origen del homicidio de Jiménez? Para la fiscala adjunta de San Carlos, Alba Campos, es muy pronto para determinar los móviles del crimen.

La funcionaria dijo ayer que el finquero estuvo, el miércoles, en la Fiscalía, que conversó durante una hora con otra fiscala y que luego se fue al OIJ.

El subdirector de la Policía Judicial, Gerald Campos, había confirmado que Jiménez estuvo en la delegación regional y que dijo sentirse amenazado.

Según la fiscala adjunta, en el 2011, la víctima también denunció amenazas, por lo que ingresó a un programa de protección. Sin embargo, unos seis meses después desistió de tener custodia, pues salió del país.

Un allegado a Jiménez, quien pidió reservar su nombre, aseguró que en noviembre pasado se dio un acercamiento entre los familiares.

Ayer se intentó localizar en San Carlos a algún pariente del fallecido, pero no fue posible.