Víctima se lo comentó a familiares y un hijo ratificó versión ante el OIJ

Por: Carlos Arguedas C., Carlos Hernández 20 noviembre
Corella fue detenido el domingo por la Fuerza Pública cuando se encontraba con sus hijos en el parque central de Ciudad Quesada. San Carlos. Foto Edgar Chinchilla
Corella fue detenido el domingo por la Fuerza Pública cuando se encontraba con sus hijos en el parque central de Ciudad Quesada. San Carlos. Foto Edgar Chinchilla

Una enfermera asesinada por su esposo el domingo, en la casa que compartían en Cedral de San Carlos, pretendía este lunes interponer una denuncia por violencia doméstica para que el juzgado sacara al compañero de la vivienda.

Así lo confirmó Martín Pérez, subjefe Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de San Carlos, quien manifestó que la fallecida, Kattia Vargas Azofeifa, se lo comentó a varios familiares, e incluso uno de sus tres hijos lo mencionó de manera expontánea a oficiales de la Policía.

Las autoridades verificaron este lunes que la pareja, que contrajo matrimonio en diciembre del 2005, tenía problemas de convivencia desde hacía bastante tiempo. Kattia Vargas le pidió el divorcio a su esposo, de apellidos Corella Alvarado, pero el hombre no aceptó.

Al parecer, luego cambió de opinión, pero le solicitó que ella le traspasara la casa y le diera una pensión de ¢100.000 mensuales para la manutención de los tres hijos.

Él pretendía que los hijos quedaran bajo su custodia, pero la mujer no aceptó, informaron las autoridades. Familiares de la fallecida dijeron a la policía que Vargas interpondría la denuncia, pues alegaba que en la casa recibía agresiones y se había cansado. Ellos convivían en el mismo techo, pero separados.

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI) informó este lunes de que los tres hijos de la pareja de 10, 8 y 6 años, están recibiendo tratamiento psicológico y ya se les comunicó la muerte de su madre, pues ellos no lo sabían. Los menores quedarán bajo la custodia de los abuelos maternos.

Golpiza al amanecer

El feminicidio de Kattia Vargas lo descubrió la Fuerza Pública el mediodía del domingo, luego de que vecinos alertaron por una situación anormal en la vivienda.

Kattia Vargas de 44 años trabajaba como enfermera en el Hospital San Carlos. Era madre de tres hijos. Reproducción de Carlos Hernández.
Kattia Vargas de 44 años trabajaba como enfermera en el Hospital San Carlos. Era madre de tres hijos. Reproducción de Carlos Hernández.

Las autoridades judiciales, tras inspeccionar la escena y conversar con vecinos y familiares de la fallecida, determinaron que la víctima trabajó el sábado en el turno de la noche del Hospital San Carlos, por lo que llegó a su casa el domingo a las 6:30 a. m.

Al parecer, apenas ingresó fue increpada por su marido, contaron vecinos a la policía. Los gritos que escucharon hacían mención a una denuncia por violencia doméstica.

La policía presume que en ese momento los niños estaban durmiendo.

"El cuerpo lo ubicamos en uno de los baños de la vivienda (...) visualizamos golpes en todo el cuerpo. En la cara, abdomen, pecho, extremidades. Tendríamos que esperar a que se haga la necropsia para determinar cuál fue la circunstancia que determinó la muerte", dijo Wálter Espinoza, director del OIJ.

El jefe policial agregó que tampoco se descarta que la muerte se haya dado por asfixia. "Tenemos que verificar si hubo alguna sumersión en el inodoro, pues el cuerpo presentaba un hongo de espuma que es típico de ahogamiento y eso eventualmente pudo haber sucedido", añadió.

Espinoza agregó que una hermana de Corella, lo vio a las 8 a. m. desayunando con los niños. A esa hora no estaba Kattia. Asimismo, dijo que hasta el domingo no había una denuncia formal por violencia doméstica.

El hombre salió posteriormente con los hijos y fue detenido en el parque central de Ciudad Quesada por oficiales de la Fuerza Pública, luego de que se conociera sobre el asesinato.

Con el crimen de Kattia Vargas suman 25 los feminicidios (muertes de mujeres a manos de sus cónyuges o parejas actuales) ocurridos este año. El año anterior ocurrieron 26 y en el período del 2007 al 2015 hubo 261 casos, informó el OIJ.

El feminicidio ocurrió en esta casa ubicada en barrio Cedral de Ciudad Quesada. Foto de Carlos Hernández.
El feminicidio ocurrió en esta casa ubicada en barrio Cedral de Ciudad Quesada. Foto de Carlos Hernández.
Mejor no decir que va a denunciar

Eugenia Salazar Elizondo, fiscala adjunta especializada contra la violencia de género, dijo que la mejor recomendación que se le puede dar a una mujer agredida, es que no comunique que va a presentar una denuncia por violencia doméstica.

Eso es como ponerlo sobre aviso (al agresor) y en la práctica resulta el detonante que muchas veces deriva en violencia física y hasta la muerte, como sucedió en San Carlos.

Las autoridades informaron de que las personas víctimas de violencia tienen varias opciones para denunciar:

  • Llamar a línea 9-1-1 . El operador del sistema lo comunicará directamente con una funcionaria del Inamu, cuya obligación será orientarla sobre qué pasos debe seguir. Si la situación es apremiante, esa persona podrá coordinar con Fiscalía, OIJ o Fuerza Pública acciones inmediatas.
  • Acudir a la Fiscalía o al Inamu. En las diferentes localidades del país hay oficinas públicas donde el personal puede recomendarle qué decisión tomar y cuándo. 
  • Si solo quiere consejos.  Cuando la mujer solo quiere orientación, puede acudir a la Fiscalía o juzgados de violencia doméstica, donde los funcionarios deben atenderla y canalizar la gestión a la entidad correspondiente.

Eugenia Salazar explicó que, de acuerdo al nivel de riesgo, en conjunto con la víctima se puede elaborar un plan de seguridad, en el cual se le puede recomendar que no regrese al hogar y se quede con algún familiar.

"Nosotros podemos, dependiendo del caso, pedirle a la Fuerza Pública que aumente el patrullaje por la casa y le damos el número directo de la delegación policial más cercana para que tenga un contacto más directo", concluyó la fiscala.