Policía capturó a dos sospechosos en las cercanías

 16 septiembre, 2014

Un total de ocho hombres encapuchados, vestidos de negro y con armas de grueso calibre, asaltaron a las 3 a. m. de este martes la gasolinera La Puesta del Sol en Coyolar de Orotina, de donde huyeron con ¢3 millones.

Los sujetos sorprendieron al guarda al que golpearon en el rostro con un arma y le quebraron un brazo. Cuando el pistero oyó los gritos de su compañero llegó en su auxilio pero, de igual forma, lo sometieron rápidamente.

En 20 minutos abrieron las puertas de la licorera y el minisúper. Según los propietarios, iban por la caja fuerte pero no les dio tiempo y solamente se llevaron parte del dinero y mercadería, todo estimado en unos ¢3 millones.

Los ladrones quedaron grabados en las cámaras, pero como andaban encapuchados y de negro se dificulta su identificación por parte de la Policía.
Los ladrones quedaron grabados en las cámaras, pero como andaban encapuchados y de negro se dificulta su identificación por parte de la Policía.

A la cocinera de la soda la amarraron de pies y manos y se llevaron el dinero de las ventas. Un trailero que llegó al lugar observó lo que sucedía y alertó a la Policía.

Los asaltantes huyeron dejando un celular en la licorera con el último mensaje transmitido: “oigo sirenas de la policía, huyamos ya”.

La presencia policial les truncó el robo y salieron a pie por donde habían ingresado. Dos horas después, en Bajo El Coyote de San Jerónimo de Orotina, a unos dos kilómetros de la gasolinera, la Policía detuvo a dos sospechosos que fueron remitidos a las cárceles de la Fuerza Pública en Orotina, para ser investigados.

Agentes del OIJ indagaron al pistero, de apellido Araya, quien resultó ileso. Mientras, la Cruz Roja trasladó al Hospital Monseñor Sanabria al guarda Cándido Barrera. Según los propietarios de la gasolinera, éste se recuperaba satisfactoriamente en el centro hospitalario.

José Arias Loría, subintendente de la Fuerza Pública en Orotina, confirmó la detención de dos hombres. “Estaban muy cerca del lugar del asalto y serán indagados para saber si tuvieron alguna participación en el ilícito”.

Esta es la tercera vez que asaltan esta gasolinera. En las dos ocasiones anteriores lo robado superó los ¢10 millones.

Rodrigo Jiménez Vega, padre de los propietarios de la gasolinera, sospecha de que se trata de gente vecina. "Quedaron grabados en las cámaras de seguridad y esperamos que la Policía los pueda detener”, afirmó.

José Arias Loría, jefe policial de la zona, dijo que se encontraron huellas y ropa de los asaltantes y se está en la etapa de investigación.