Muchos niños no fueron a clases este miércoles y otros dedicaron ratos a orar por sus amigos

Por: Gustavo Fallas M., Hugo Solano 17 febrero, 2016
Un lazo negro, velas, fotos de los niños fallecidos y flores son parte del altar que este miércoles los docentes y adminsitrativos de la Escuela Matapalo elaboraron para sobrellevar el duelo.
Un lazo negro, velas, fotos de los niños fallecidos y flores son parte del altar que este miércoles los docentes y adminsitrativos de la Escuela Matapalo elaboraron para sobrellevar el duelo.

La mañana de este miércoles, en la Escuela de Matapalo, Santa Cruz, el personal docente preparó un altar y hubo oraciones por el alma de tres estudiantes de ese centro educativo cuyos cuerpos fueron hallados ayer dentro de la vivienda en la que también fueron asesinados sus padres.

Ignacio López, maestro de esa escuela, indicó que muchos de los estudiantes no asistieron a clases porque están dolidos y muy afectados por la tragedia que enluta a esa comunidad.

López indicó que la menor de 12 años estaba en sexto grado, su hermano de ocho, en segundo y la niña de seis años cursaba primer grado. En esa escuela hay 180 estudiantes en los diferentes niveles educativos.

El centro educativo está a la par de la plaza y tiene varios docentes, debido a que los menores reciben materias como Inglés, música y otras.

La niña de cuatro años -que sobrevivió la agresión- es estudiante del kínder en ese mismo centro educativo.

López dijo que eran de muy buena conducta, pero en la escuela había preocupación porque reflejaban que tenían problemas en el hogar.

Incluso, afirmó que los docentes hablaban del temor de que Salmerón, el sospechoso en fuga, pudiera cometer una violación.

Añadió que ellos dieron aviso a autoridades de lo que ocurría e incluso recordó que debido a esas gestiones la niña mayor recibía atención psicológica en una organización privada.

Pese a que este miércoles hubo clases en el centro educativo -ubicado a la par de la delegación policial de Matapalo- los educadores llevaron a los estudiantes al altar para que, poco a poco, asimilaran el duelo por la muerte de sus compañeros y amigos.

Gabriel Durán Guerra, hermano de Yemmi, la mujer asesinada, indicó que la familia pretende hacer los funerales en San José.