5 abril, 2015

Desde el 2006, la agresión infantil ha ido en aumento, y los tipos de abusos parecen ser cada vez más violentos, según datos del área de Epidemiología del Ministerio de Salud.

Según Olga Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños (HNN), los padres no tienen la capacidad de cuidar ni de jugar con sus hijos, una situación grave pues el vínculo afectivo se va rompiendo.

Ante tal situación, la jerarca del centro médico se refirió a cómo están enfrentando dicho problema social.

¿Cuáles son los tipos de abusos que más reciben ustedes en el hospital?

Uno de los más comunes es la negligencia. Hay muchos casos de quemaduras, intoxicaciones y golpes que suceden por la falta de atención que tienen los padres con sus hijos. Por más que hemos dicho que no utilicen las andaderas, es lo que más hace la gente. No se puede dejar a un bebé con un vehículo y que ande solo por la casa.

”También está el abuso prenatal, que sucede cuando las madres están embarazadas y siguen consumiendo drogas o alcohol; no toman vitaminas y no van al control prenatal.

”Además, uno que me preocupa mucho es el abuso sexual. Recibimos dos o tres casos a la semana. La mayoría se debe a casos de violación intrafamiliar”.

¿Qué hace el centro médico para mitigar los casos de agresión infantil?

Desde el 2010 venimos haciendo esfuerzos muy importantes, pero sentimos que la clave está en la prevención.

”Por ejemplo, cuando se detecta que una mujer está en riesgo social por situaciones de pobreza, violencia y bajo nivel escolar, es importante que exista un técnico de atención primaria para que pueda detectar posibles síntomas de agresión, o bien que se dé a la tarea de capacitarlacon patrones de crianza.

”Consideramos fundamental que existan programas de vigilancia de la crianza y la prevención del embarazo no deseado.

”La epidemia de violencia crea un tipo de niños que serían potenciales abusadores. Hacemos esfuerzos para realizar un proceso de sanación”.

¿Cuáles son los retos que tiene el Hospital Nacional de Niños para llevar este mensaje a los lugares donde se presenta la mayor cantidad de abusos contra menores?

Debemos reconocer que el grupo de Trabajo Social del Hospital de Niños es uno de los más pequeños que tenemos.

”Los miembros de ese grupo realizan sus funciones fuera del centro médico. Se desplazan a todo el territorio nacional, incluyendo zonas indígenas. Los de transportes los dejan en la zona y ellos deben caminar hasta encontrar la vivienda donde puede existir un niño agredido.

”El trabajo es titánico. Desde un escritorio es imposible monitorear todos los casos”.

¿Qué pasa con los niños luego de que reciben atención médica por haber sufrido abusos?

Ante todo, el hospital tiene la obligación de brindarle la mayor protección al menor.

”Luego de que reciben la atención médica, se pueden reubicar en otras zonas con familias que están dispuestas a recibirlos.

”Es importante recalcar que el albergue es la última opción para el menor de edad.

”Los niños que parezcan ser víctimas de agresión, no pueden salir del hospital sin una autorización de Trabajo Social.

”De todos los casos del 2014, tan solo un 10% fueron remitidos al albergue, y fue porque de verdad no había dónde ubicarlos”.

¿Cómo pueden denunciarse estos casos?

Lo primero es que, si alguna persona sospecha que un niño es víctima de agresión, lo reporte responsablemente al 9-1-1; pero, más allá de la denuncia, es importante que la persona se acerque a esa familia y le ofrezca ayuda.

”Entre todos podemos colaborar para hacer una crianza solidaria. No sabemos si esos padres atraviesan una situación difícil y si por esto el niño sufre las consecuencias. Estrechar la mano puede aliviar un poco la carga de esas personas. En esta problemática, todos hemos tenido cierto grado de culpa”.