Sujetos amarraron de pies y manos a la víctima y lo colgaron de las cerchas

 1 marzo, 2015

Dos delincuentes encapuchados irrumpieron ayer en la vivienda de un hombre identificado como Greivin Tejeda Corrales, de 26 años, a quien le provocaron la muerte al colgarlo de una cercha de su propia casa en el barrio San José de Alajuela.

El crimen ocurrió este sábado hacia la 1:30 a. m.

Al parecer, los homicidas forzaron los portones de metal de la casa y, en cuestión de minutos, llegaron hasta la sala donde se hallaba Tejeda con su esposa y un bebé.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), los delincuentes amordazaron a Tejeda de pies y manos y lo colgaron de la cercha con un grueso mecate.

La madre de la víctima, Maribel Tejeda dijo ayer por teléfono que antes de matar a su hijo, los sujetos llevaron a la esposa a la cocina de la casa, la amarraron y le vendaron los ojos.

Muchos vecinos del barrio San José de Alajuela se acercaron a la vivienda para conocer detalles del homicidio de Greivin Tejeda, ocurrido este sábado en la madrugada. La Policía desconoce el móvil del crimen | ALONSO TENORIO.
Muchos vecinos del barrio San José de Alajuela se acercaron a la vivienda para conocer detalles del homicidio de Greivin Tejeda, ocurrido este sábado en la madrugada. La Policía desconoce el móvil del crimen | ALONSO TENORIO.

“Luego tomaron a mi hijo y lo colgaron en la sala; no sé las razones que tuvieron para hacerlo. Mi hijo era muy reservado; nunca me contó si había recibido amenazas” dijo la mujer.

No hubo robo Aunque se manejó preliminarmente el robo como móvil del homicidio, los agentes judiciales descartaron esta versión, ya que los delincuentes no sustrajeron nada de la casa.

El sector donde ocurrió el homicidio se llama Pueblo Nuevo, conocido por las autoridades por los constantes enfrentamientos de pandillas que se disputan territorios para la distribución de drogas.

Según el OIJ, el fallecido había sido investigado por daños, amenazas agravadas, y resistencia agravada. Sin embargo, aparentemente no registra condenas por esos delitos.

El cuerpo de Tejeda fue trasladado hacia las 6 a. m. a la Morgue Judicial, ubicada en San Joaquín de Flores, Heredia.

Los agentes judiciales contaron con la ayuda de la unidad canina para tratar de hallar indicios que permitan el esclarecimiento del crimen.

Hasta ayer, la Policía no tenía claras las razones por las cuales los homicidas utilizaron el ahorcamiento como método para deshacerse de Tejeda.

Sorprendidos. Vecinos de Pueblo Nuevo, como Yanory Carmona, se mostraron sorprendidos por lo ocurrido.

Ella detalló que los gritos de desesperación de la madre de Tejeda la despertaron y alertaron sobre la tragedia.

“ Ella corría por toda la calle desesperada y gritaba: ‘¡me lo mataron, mataron a mi hijo!’”

Carmona dijo que al principio creyó que se trataba de una indigente o un drogadicto que pegaba los gritos, pero después comprobó que era un asesinato.

Andrés Castro, amigo de la víctima, dijo estar seguro de que el hombre fue asesinado para robarle algo valioso.

“Tiene que ser así; no había razones para matarlo” dijo Castro .

Los restos de Tejeda serán sepultados hoy a las 10 a. m. en el cementerio de La Rosa en el centro de la ciudad de Alajuela.