Por: Carlos Arguedas C. 19 octubre, 2016

La compra de un vehículo en ¢3 millones facilitó a las autoridades judiciales identificar a un sospechoso de participar, hace 22 días, en el asalto a la casa de una estadounidense en Quebrada Azul, Tilarán, Guanacaste.

Se trata de un individuo de apellidos Espinoza Núñez, de 39 años, quien fue capturado este martes en la mañana por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) frente a la escuela de Limonal, de Orotina.

Allí de acuerdo a la información oficial, el individuo realizaba trabajos de soldador.

A Espinoza lo detuvieron en Limonal de Orotina. | MARVIN GAMBOA
A Espinoza lo detuvieron en Limonal de Orotina. | MARVIN GAMBOA

Para las autoridades, Espinoza, junto a otros cuatro cómplices que ya están identificados, presuntamente fueron las personas que el pasado 27 de setiembre se introdujeron a la vivienda de Christina Mavis Donalene Glass, de 65 años.

En esa ocasión los sujetos, con armas de fuego y con los rostros cubiertos con pasamontañas, envenenaron a dos perros y rompieron el llavín de una de las puertas para ingresar a la casa. Luego amordazaron y amarraron de las manos a la propietaria de la vivienda.

Botín amplio. El OIJ informó que en esa ocasión los ladrones robaron una cifra de $500.000 (¢270 millones) que incluye dinero en efectivo, joyas, monedas de colección y otros objetos.

Las autoridades decomisaron el vehículo adquirido por Espinoza. Este individuo, que tiene antecedentes por asaltos, fue puesto a la orden del Ministerio Público de Tilarán para que se impongan las medidas cautelares respectivas.

Los agentes judiciales realizaron este martes otros cuatro allanamientos en viviendas en Orotina y en los Ángeles de Tilarán, en busca de los otros implicados, pero los individuos no se encontraban en las casas.

Sin embargo, en esos inmuebles decomisaron artículos nuevos como lavadoras y otros de dudosa procedencia. También confiscaron aproximadamente ¢2 millones en efectivo.

El OIJ informó que a esta banda se le vincula con el asalto a otro vivienda el pasado 13 de agosto, en Paquera, Puntarenas. Ahí robaron ¢5 millones.