Policía decomisó tres armas y custodia en el hospital a sospechoso herido

Por: Hugo Solano 9 septiembre

Evitar un asalto por poco le cuesta la vida al comerciante Juan Bautista Castro Martínez, de 35 años, quien ayer fue emboscado por dos hombres en una motocicleta, cerca del puente sobre el río Virilla, en las inmediaciones del estadio Ricardo Saprissa en Tibás.

De acuerdo con los datos del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Heredia, Castro se dirigía de Guápiles a realizar unas compras al mercado de Mayoreo, en Barreal de Heredia, cuando resultó herido con arma de fuego por sujetos que disparaban desde la moto.

El hombre iba armado e intentó defenderse disparando, pero también logró golpearlos con el Toyota Hilux y arrinconarlos contra un paredón.

Pese a esto, las balas lo impactaron en el brazo y el hombro derecho, por lo que lo trasladaron de urgencia al Hospital Calderón Guardia.

Uno de los sujetos logró huir del sitio y el otro, de apellidos González Navarro, de 22 años, quedó en el lugar con heridas de consideración en su pierna derecha y también fue trasladado al Hospital Calderón Guardia, donde quedó con custodia policial.

El Hilux del comerciante, quedó volcado en la cuneta y al quedar sin control derribó un poste.
El Hilux del comerciante, quedó volcado en la cuneta y al quedar sin control derribó un poste.

El carro en el que viajaba la víctima, presenta al menos cuatro impactos de bala y serios daños al caer en la cuneta donde prensó la moto de los asaltantes.

En el sitio los agentes del OIJ localizaron dos armas de fuego calibre 38, una de ellas con al menos cinco balas percutidas.

De igual manera se decomisó la pistola calibre 9 milímetros con la que se defendió Castro, quien es vecino de Pococí y padre de tres hijos menores de edad.

Agentes judiciales de Heredia realizan las investigaciones pertinentes, para tratar de dar con el segundo sospechoso quien enfrentaría una causa por tentativa de homicidio y robo agravado. El hombre escapó a pie del sitio y dejó cerca de la escena un abrigo y el arma que portaba, con varias municiones.

La Policía determinó que el comerciante llevaba ¢150.000 en las bolsas del pantalón y otros ¢100.000 en un bolso tipo canguro.

Castro tiene al día el permiso de portación del arma que llevaba.

La moto de los asaltantes quedó en manos de la Policía para determinar su procedencia y si hay alguna denuncia en la que se le involucre.

Etiquetado como: