Las víctimas eran hombres y tenían entre 16 y 35 años de edad

 15 marzo, 2015

Cinco hombres, de edades entre 16 y 35 años, fueron asesinados en el país en menos de dos horas, durante la madrugada de este sábado.

Los crímenes se reportaron en San José, Limón, Puntarenas y la zona sur.

El más reciente ocurrió a las 3 a. m. en las afueras de un bar en el paseo Colón (San José), donde murió Bryan Barrantes Mora, de 24 años, debido a múltiples balazos. Una joven de 20 años, que no tenía relación con el fallecido, fue herida en la cadera.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó que, al parecer, Barrantes intentó escapar. Corrió unos 100 metros y pretendió subir a un auto, pero fue alcanzado por varios hombres armados. Los sospechosos de cometer el crimen huyeron en un vehículo.

Uno de los homicidios ocurrió en el paseo Colón, en San José. En el lugar se encontraron más de 15 casquillos. | GESLINE ANRANGO
Uno de los homicidios ocurrió en el paseo Colón, en San José. En el lugar se encontraron más de 15 casquillos. | GESLINE ANRANGO

Barrantes murió en el lugar. Él tenía antecedentes por agresión con arma, robos y conducción temeraria, según informó el OIJ.

Los agentes judiciales encontraron más de 15 casquillos de bala en el sitio.

Más víctimas. Otro asesinato ocurrido ayer fue el de un menor de 16 años, quien recibió cinco impactos de bala, a las 2 a. m., en Puntarenas.

Al parecer, el adolescente departía con unos amigos en el sector Juanito Mora, en Barranca, pero recibió una llamada y se alejó. Al poco tiempo, se escucharon varias detonaciones.

El joven fue encontrado en un callejón solitario con proyectiles en el pecho y los brazos.

“De inmediato, realizamos un recorrido, pero no logramos detener al sospechoso del crimen”, comunicó Juan Delmer Badilla, oficial de la Fuerza Pública.

A esa misma hora, las autoridades de la zona sur, específicamente en Ciudad Neily de Corredores, reportaron que un sujeto fue hallado muerto en el servicio sanitario de un bar, con una bala en el pecho.

La víctima no pudo ser identificada, pues portaba una cédula que no era suya, según verificó la Policía.

Las autoridades creen que se trata de un panameño e informaron de que tenía alrededor de 25 años.

Mientras tanto, 15 minutos antes, en Liverpool de Limón, murieron apuñalados dos hermanos en una riña en un bar.

Las víctimas fueron Francisco y Santos, ambos de apellidos Rodríguez Espinoza, de 30 años y 35 años. Ellos trabajaban como cuidadores de una finca. Colaboraron los corresponsales Raúl Cascante y Andrés Garita