Fallecido intentó sacar arma de fuego, pero recibió un balazo en la cabeza

Por: Carlos Arguedas C. 15 febrero, 2014

Orotina. Un cajero del Banco de Costa Rica (BCR) que se pensionó hace solo seis meses, murió el jueves en el Hospital México después de recibir un tiro en la cabeza durante el asalto a un bar.

El atraco se produjo el miércoles a las 00:30 a. m. en el bar Cactus, ubicado en el centro de Orotina, informó ayer el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La víctima fue Rafael Ángel Ovares Orozco, de 62 años, quien era vecino de Atenas, informó ayer la Policía Judicial. Tres sujetos entre los 21 y 24 años, de apellidos Ruiz, Morales y Murillo, fueron detenidos como sospechosos.

A ellos el Juzgado Penal de Atenas les impuso tres meses de prisión preventiva.

Rafael Ovares Orozco laboró como cajero del Banco de Costa Rica en Atenas, localidad donde ayer fue sepultado. Ovares resultó herido el miércoles en la madrugada en un asalto a un bar en Orotina. | JORGE UMAÑA.
Rafael Ovares Orozco laboró como cajero del Banco de Costa Rica en Atenas, localidad donde ayer fue sepultado. Ovares resultó herido el miércoles en la madrugada en un asalto a un bar en Orotina. | JORGE UMAÑA.

Hechos. Según las autoridades, tres individuos que portaban armas de fuego, irrumpieron en el bar. Había entre 15 a 20 personas.

Los hombres dijeron que se trataba de un asalto. En ese instante, Ovares intentó sacar un arma (que no está inscrita y tampoco tiene denuncia por robo) para enfrentar a los malhechores, pero uno de los sujetos lo observó y le disparó en la cabeza.

El cajero pensionado fue llevado por la Cruz Roja al Hospital Monseñor Sanabria. Por su condición grave, luego fue trasladado al México, donde perdió la vida el jueves poco antes de la 1 a. m., comunicó el OIJ.

En el asalto los tres sujetos se apoderaron de dinero en efectivo y celulares. Después huyeron en un vehículo Daihatsu Terios, con dirección hacia el cercano cantón de San Mateo.

Dos oficiales del OIJ de Alajuela, que viajaban hacia Orotina por otra investigación, se toparon con el auto de los sospechosos y debido a que viajaba a alta velocidad alertaron a la Fuerza Pública de Atenas, que lo detuvo a la 1:30 a. m. en la comunidad de Sabana Larga.

En el vehículo solo viajaba Murillo, pero en el piso los oficiales encontraron ¢90.000 en efectivo, así como tres celulares. Luego se comprobó que pertenecían a tres personas que estaban en el bar al momento del incidente.

Pocas horas después de ese mismo miércoles, las autoridades detuvieron a los otros dos sospechosos, Ruiz y Morales, mientras caminaban por la ruta 27, a su paso por la localidad de Escobal de Atenas.

El OIJ no detalló si a ellos les decomisaron evidencia que los relacione con el asalto.

Este jueves, agentes judiciales que realizaban un rastreo en Sabana Larga ubicaron a un vecino que les entregó un bolso que había encontrado en la calle. El bulto tenía tres revólveres calibre 38, todos cargados, pero uno tenía un tiro percutido.