Anciano, de 84 años, se encontraba desaparecido desde el miércoles pasado

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 7 septiembre, 2015

El cadáver de un finquero, de 84 años, fue encontrado dentro de un estañón en la parte trasera de su vivienda, en Coloradito de Paso Canoas, en Corredores, en la zona sur.

La víctima es Ramón Rafael Machado Velásquez, un cubano nacionalizado estadounidense, quien vivía solo.

De acuerdo con las pesquisas iniciales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el foráneo pudo ser asesinado por un peón que trabajaba con él en una finca. Las autoridades presumen que este individuo luego huyó hacia Nicaragua.

La versión surge porque Machado solía tener problemas con peones que contrataba. Al parecer, con este individuo tuvo disputas por incumplimiento de pagos o diferencias sobre el cuidado de la propiedad.

Según el OIJ, el cuerpo estaba en avanzado estado de descomposición, por lo que no fue posible determinar a simple vista qué tipo de lesiones tenía.

El cuerpo de la víctima estaba quebrado en partes y en estado de descomposición, metido en una bolsa, la cual a su vez estaba dentro de un barril ubicado en la parte trasera de la vivienda. | OIJ PARA LA NACIÓN.
El cuerpo de la víctima estaba quebrado en partes y en estado de descomposición, metido en una bolsa, la cual a su vez estaba dentro de un barril ubicado en la parte trasera de la vivienda. | OIJ PARA LA NACIÓN.

Además, estaba en una bolsa plástica y fue quebrado en varias partes. Los restos fueron llevados al Complejo de Ciencias Forenses, en San Joaquín de Flores, Heredia, para determinar la forma en que fue asesinado.

Desaparición. La Policía Judicial comunicó que Machado estaba desaparecido desde el miércoles.

El viernes, una abogada amiga del extranjero se percató de la ausencia e interpuso la denuncia ante el OIJ.

En la tarde de este sábado, los agentes judiciales realizaron una inspección en la propiedad de Machado y encontraron el cadáver en el barril.

Tanto los muebles como otras pertenencias de la víctima estaban en la casa. Además, el portón principal y las puertas estaban cerradas, por lo que se descartó que haya ocurrido un asalto.

En la zona trascendió la versión de que el extranjero tenía intenciones de volver a su país y que esto también pudo causar roces con su empleado.

No obstante, la Policía indicó que trabaja en comprobar o descartar las informaciones.