Según los datos del OIJ, los homicidios dolosos este año ya suman 209, cifra que supera los crímenes registrados hasta el 15 de mayo del 2016, cuando hubo 194.

Por: Eillyn Jiménez B., Gustavo Fallas M., Katherine Chaves R. 16 mayo
La balacera generó un despliegue del Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja y Fuerza Pública.
La balacera generó un despliegue del Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja y Fuerza Pública.

"Hay una cultura de violencia, un comportamiento agresivo, una situación difícil en el país (...). Evidentemente el Estado y no solo la Policía, tiene que tomar medidas para apalear la situación".

Con estas palabras, Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), lanzó una voz de alerta para tratar de disminuir los índices de violencia en el país.

Lo dijo este lunes a las 11 a. m., apenas cuatro horas después de que una balacera en Escazú provocara la muerte de dos hombres y dejara herido y en condición delicada a un niño de 6 años.

El tiroteo fue provocado por dos gatilleros a las 7:20 a. m., en plena hora de entrada a clases, frente al colegio privado Mount View School, en Guachipelín.

Con estas dos muertes, y según los datos del OIJ, los homicidios dolosos este año ya suman 209, cifra que supera los crímenes registrados hasta el 15 de mayo del 2016, cuando hubo 194.

Además, el 40% de los asesinatos están relacionados con ajustes de cuentas y de ese total, el 25% específicamente con temas de narcotráfico.

"Tenemos que unirnos. Nuestros hijos y familias merecen y exigen vivir en un sitio mejor, pero los esquemas de violencia no se solucionan solo con nosotros, se requiere de más actores", clamó Espinoza.

El llamado del jerarca también ocurre a menos de un día de que en otro tiroteo, esta vez en Guácimo, resultara herida de gravedad una menor de apenas tres años, que estaba en su casa, con sus familiares.

A la voz de Espinoza se suma la del ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, quien pide unir fuerzas y trabajar de la mejor forma posible "para desarticular a los grupos criminales que amenazan la tranquilidad de las familias".

"Es verdaderamente devastador que haya una víctima inocente (...). El OIJ va a trabajar de manera precisa y ordenada, pero muy vehemente para tratar de solucionar el caso lo más pronto posible", afirmó el Espinoza.

Los adultos que murieron fueron identificados como Elías Akl, un ciudadano libanés de 44 años, y Ángel Amado Blanco Hidalgo, de 23 años.

El primero viajaba en un Toyota Lexus blanco, junto a su hija de 6 años, quien en apariencia es alumna del Mount View School y resultó ilesa. En tanto, Blanco circulaba en un Honda Pilot de color oscuro.

"Tenemos que unirnos. Nuestros hijos y familias merecen y exigen vivir en un sitio mejor, pero los esquemas de violencia no se solucionan solo con nosotros, se requiere de más actores", Wálter Espinoza, director del OIJ.

El Ministerio de Seguridad Pública afirmó que Blanco, y otro hombre de apellido Mora, que también iba en el Honda, trabajaban como custodios del libanés.

Un custodio llevó en este carro a su compañero herido hasta la delegación policial de Santa Ana.
Un custodio llevó en este carro a su compañero herido hasta la delegación policial de Santa Ana.
Un ataque planificado

De acuerdo con la versión de la Policía Judicial, dos individuos –que simulaban hacer ejercicio cerca del centro educativo– esperaron a que pasaran los vehículos que transportaban a sus objetivos y les dispararon en múltiples ocasiones. Luego huyeron del lugar a bordo de dos motocicletas.

"El vehículo de color blanco (Lexus), en el que viajaba Elías, ingresa al colegio, realizando una maniobra evasiva y como consecuencia de los disparos se da la colisión con las paredes del inmueble y se produce el incendio", declaró Espinoza.

Un crimen planificado.
Un crimen planificado.

El libanés falleció en el sitio, producto de los disparos y el fuego que se suscitó dentro del automotor.

En cambio, Ángel Amado Blanco murió camino a la delegación policial de Santa Ana, a donde condujo su compañero de vehículo en busca de ayuda.

Por último, el niño herido también es alumno del centro educativo. Él fue golpeado por el Lexus, cuando Akl realizó una maniobra para evadir los disparos. Además del atropello, el menor recibió un disparo en la espalda, por lo que fue trasladado al Hospital Nacional de Niños, donde se reporta en condición delicada.

En el sitio quedaron 28 indicios balísticos, especialmente de armas calibre 9 milímetros. Las autoridades encontraron impactos de bala en vehículos de terceros, profesores y de una persona que circulaba por el lugar.

Alejandra Mathieu, madre de una menor de segundo grado de Mount View School, se mostró consternada por lo ocurrido. "El papá de mi hija es el contador del colegio, me dijo que están bien los dos, pero estamos muy asustados", mencionó.

El Colegio informó de que las instalaciones estarán cerradas durante este martes y miércoles.

¿Quiénes eran los fallecidos?

Elías Akl ingresó a Costa Rica por primera vez en mayo del 2010, por el aeropuerto Juan Santamaría y registra cuatro entradas más, hasta que se estableció definitivamente en el país, en febrero del 2011.

Medios extranjeros, como CBC News de Canadá, dan cuenta de que Elías y su hermano Ziad eran requeridos en aquella nación por una violenta riña ocurrida en un bar en Laval, Quebec. Al parecer, uno de los hermanos apuñaló y atacó a patadas a un empleado del local.

Sin embargo, huyeron del país antes de que fuesen capturados. Ziad se afincó en Boston, Estados Unidos, donde fue detenido en el 2014. Empero, se desconoce cuándo fue liberado y en qué momento ingresó a territorio costarricense.

Precisamente, Ziad Akl fue detenido la tarde de este mismo lunes en el aeropuerto internacional Juan Santamaría, cuando pretendía salir del país.

Además de este hecho violento en Canadá, las autoridades no divulgaron mayores referencias sobre los Akl y se desconoce a qué se dedicaba Elías, quien desde el 2016 está casado con una mujer costarricense de 30 años, y con quien procreó a la niña de 6.

En cambio, de Ángel Amado Blanco sí se tienen más referencias. Este vecino de Mata Redonda tenía antecedentes por delitos contra la propiedad, robo agravado y agresión.

Estos fueron algunos de los casquillos encontrados en la escena.
Estos fueron algunos de los casquillos encontrados en la escena.
Involucrados en decomiso de armas

Carlos Hidalgo, vocero del Ministerio de Seguridad Pública (MSP), confirmó que el vehículo Lexus que se incendió este lunes fue intervenido el 30 de marzo en un bar de Tibás, durante un decomiso de armas. Ese día también fue detenido Blanco.

En el operativo se decomisaron un fusil AR-15 y 3 cargadores (su uso está prohibido en el país), así como cuatro pistolas calibre 40, una nueve milímetros, una pistola marca Glock y otra marca Beretta.

Otra menor herida

El caso de este lunes ocurre apenas 18 horas después de que se registrara un tiroteo en Guácimo, de Limón, donde una niña de 3 años recibió un disparo, mientras se encontraba con sus familiares en una vivienda.

En el percance también resultaron heridos tres hombres, quienes fueron remitidos al Hospital de Guápiles.

De momento, se desconoce el móvil de los homicidios de este lunes, aunque la Policía sí divulgó imágenes de quienes perpetraron el ataque y pide ayuda a la ciudadanía para localizarlos.