Por: Gustavo Fallas M. 15 marzo
Los niños sobrevivientes fueron atendidos en esta vivienda luego de que uno de ellos llegó a pedir ayuda.
Los niños sobrevivientes fueron atendidos en esta vivienda luego de que uno de ellos llegó a pedir ayuda.

Pese a estar herido de bala en el glúteo y la espalda, un niño de ocho años, sobreviviente a la balacera ocurrida este martes en Matama de Limón, caminó cerca de 50 metros hasta llegar a la primera vivienda, en donde pidió ayuda.

“Él llegó por sus propios medios a pedir ayuda y pedir que llamara una ambulancia”, recordó Eduardo Cruz, el vecino quien dio la alerta a las autoridades sobre el ataque a balazos, en el cual murieron dos adultos y dos niños.

Cruz, quien dijo que para ese momento ya estaba asustado al escuchar la balacera, comentó que cuando el pequeño le manifestó lo sucedido, salió corriendo hacia el vehículo y fue cuando observó a la madre del pequeño y otros cuerpos sin vida.

En las afueras del carro, un Toyota Fortuner 2014, también estaba el hermano menor del niño que dio la alerta, quien tiene tres años.

De acuerdo con Eduardo Cruz, el menor de tres años presentaba un raspón en la espalda y estaba llorando, por lo que lo llevó a su casa, mientras llegaba la ambulancia.

“El más pequeño me decía: ‘Mataron a mí mamá, mataron a mi mamá’”, recordó Cruz.

También había una mujer, quien sobrevivió a los disparos, la cual estaba en estado de shock, dijo.

Este vecino de Matama comentó que la situación los tiene impactados, pues pocas veces son testigos de actos tan violentos.

“En un campo, donde nunca se ve violencia, llegar a ver eso es algo terrible”, enfatizó.

Posteriormente, en cuestión de minutos, las ambulancias llegaron y trasladaron a los sobrevivientes, quienes son reportados en condición estable en el Hospital Tony Facio, de Limón.

En la balacera murió la madre de los dos niños sobrevivientes, identificada como Roschelly Lawson Wright, de 27 años. También David Aragón Fernández, de 26, así como sus hijos, de 4 y 5 años.

Etiquetado como: