Disparo fue de subametralladora AK-47, presume la Policía Judicial

Por: Carlos Arguedas C. 2 octubre, 2013

La bala perdida que la noche del lunes mató a una mujer dentro de una casa en barrio Nazareno de Ipís de Goicoechea recorrió un poco más de 300 metros.

Así lo confirmó ayer el subdirector del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Gustavo Mata, quien presume que el plomo salió de una subametralladora AK-47.

El jefe policial fundamentó su versión en que decenas de vecinos escucharon una balacera, que se produjo el lunes, poco después de las 8 p. m., en el sector del Matadero en Los Cuadros, también del cantón de Goicoechea. Allí los agentes judiciales recolectaron cerca de 50 casquillos de AK-47 pero también de armas calibre 38 y nueve milímetros.

Juan José Andrade, director de la Fuerza Pública, comentó que el homicidio ocurrió cuando oficiales del Grupo de Apoyo Operacional (GAO) realizaban un operativo en la zona cercana a donde sucedió la balacera.

“Por eso es que los oficiales se desplazaron rápido al lugar, pero lo que pasa es que esos grupos rivales se encuentran en la calle, se hacen disparos, pero luego van y se refugian en un búnker o en un patio, de donde siguen disparando para ocultarse”, dijo Andrade.

Las autoridades no tenían ayer martes a ningún detenido relacionado con este asesinado.

Ama de casa. En este caso la fallecida era Claudia Rosa Fajardo Fajardo, de 48 años y madre de cuatro hijos, quien se dedicaba a trabajar de forma ocasional en oficios domésticos.

La noche del lunes la mujer salió de su casa para visitar a un conocido con quien tenía una relación sentimental. El compañero alquila un pequeño cuarto en una vivienda ubicada 50 metros al oeste de la escuela Roberto Cantillano, en Nazareno de Ipís.

Oneida Pizarro Chavarría, propietaria de esa casa, comentó que cuando escuchan una balacera, de inmediato los vecinos buscan refugio en sus viviendas, precisamente, para evitar ser heridos por alguna bala perdida.

Explicó que el lunes, la pareja veía televisión cuando el proyectil atravesó una pared de fibrolit (fibrocemento) e impactó la cabeza de la mujer por la parte de atrás.

La bala disparada por la subametralladora AK-47 dejó un hueco en una pared de fibrolit (fibrocemento). La fallecida estaba sentada en una cama, al otro lado de la pared. Ella falleció de forma inmediata. | JORGE ARCE
La bala disparada por la subametralladora AK-47 dejó un hueco en una pared de fibrolit (fibrocemento). La fallecida estaba sentada en una cama, al otro lado de la pared. Ella falleció de forma inmediata. | JORGE ARCE

“Él me contó que ella estaba sentada en la cama y de un pronto a otro se desvaneció y se fue hacia atrás. Él dice que le vio sangre en la cara y fue cuando salió para que llamáramos la ambulancia, porque creímos que apenas estaba herida, pero cuando llegaron los de la Cruz Roja dijeron que estaba muerta. Yo no quise ni verla”, relató Pizarro.

Gustavo Mata dijo que técnicos en balística del OIJ se encargaron ayer de hacer mediciones para determinar con precisión el lugar de donde salió el disparo.

“Lo complicado será localizar el arma y la persona que la accionó. Un lugar como esos (Los Cuadros), es bastante conflictivo, incómodo y donde la Policía tiene muy poca colaboración”, agregó.

Tanto el OIJ como la Fuerza Pública informaron que la balacera fue producto de un enfrentamiento entre dos grupos que se disputan el territorio para la distribución de drogas. Una de las mayores preocupaciones de las autoridades es que se haya utilizado un arma como una subametralladora AK-47.

Juan José Andrade dijo que, precisamente, una de las prioridades de la Policía es retirar de la circulación la mayor cantidad posible de armas ilegales.