Guarda del local también murió ; cámara pudo haber grabado el ataque

Por: Carlos Láscarez S., Hugo Solano 11 septiembre, 2016
Los cuerpos quedaron cerca de la entrada principal del bar en el cual laboraban los dos fallecidos. La Fuerza Pública custodió la escena hasta su levantamiento, la madrugada del sábado . | RAFAEL MURILLO
Los cuerpos quedaron cerca de la entrada principal del bar en el cual laboraban los dos fallecidos. La Fuerza Pública custodió la escena hasta su levantamiento, la madrugada del sábado . | RAFAEL MURILLO

Un hombre de 28 años, identificado como Juan César Carvajal Rojas, murió la noche del viernes luego de recibir once impactos de bala.

El crimen fue perpetrado por un individuo a bordo de una motocicleta, quien se presentó a eso de las 10:30 p. m. a las afueras del bar y restaurante Fantasy Island, en San Francisco de Goicoechea, propiedad del padre de la víctima.

A consecuencia del ataque también murió en el lugar el vigilante del local, de nombre John Kennedy Gabriel Sairos, conocido como Mils, de 51 años.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no tiene claro el móvil del doble homicidio.

Según las primeras investigaciones, Carvajal presentaba balazos en pecho, cabeza y tórax, mientras que Gabriel, recibió dos disparos en el pecho.

Testigos narraron a la Policía que se escucharon múltiples detonaciones y luego se observó a los dos hombres caer al suelo.

No se descarta que cámaras de seguridad de negocios cercanos hayan podido captar el momento del tiroteo.

Adrián Retana, paramédico de la sede de Guadalupe, aseveró que la alerta inicial indicaba que había varias personas baleadas. Al llegar confirmaron el deceso de los dos adultos.

Ambos cuerpos yacían a pocos metros de la entrada del bar, ubicado diagonal al centro comercial El Pueblo.

En la escena, además, fue necesario atender a varios clientes y trabajadores del local por crisis nerviosa.

Érick Calderón, subdirector regional de la Fuerza Pública de San José, manifestó que como sospechoso del ataque figura un hombre que huyó a bordo de una moto oscura. Los cierres de carretera, sin embargo, no pudieron dar con el gatillero.

El motociclista hizo al menos 30 disparos con una pistola calibre 9 milímetros, según los casquillos recolectados en el lugar.

Calderón indicó que a las víctimas no les robaron nada.

La Policía Judicial indicó que Carvajal no contaba con antecedentes criminales, mientras que el vigilante había sido reseñado en una ocasión por daños a la propiedad.

En redes sociales amigos del guarda indicaron que él estaba cubriendo unos días de vacaciones en el bar, porque estaba desempleado.